Astrología

Luna Cuarto Creciente en Escorpio: Tiempo de recopilar y reconciliar los extremos

El próximo 15 de agosto, llega la Luna Cuarto Creciente en Escorpio; ideal para abrazar tus emociones. Conecta con tu sombra para encontrar mucho poder en tu interior. Descubre más sobre esta importante lunación de agosto.

Luna Cuarto Creciente en Escorpio: Tiempo de recopilar y reconciliar los extremos
Luna Cuarto Creciente en Escorpio: Tiempo de recopilar y reconciliar los extremos
Por:  Redacción mui

Cuando se concrete la Luna Cuarto Creciente en Escorpio el domingo 15 de agosto, llega un cambio, un punto de inflexión o un momento de verdad. Durante esta fase lunar, comienza un periodo que suele ser emocionalmente muy volátil.

Una relación de alta vibración entre la Luna en Escorpio y el Sol en Leo puede traducirse como que la confianza en nosotros mismos sufre una renovación a través de la curación. Ambos signos juntos provocan una transformación, aunque tienen poco en común: Leo es el príncipe egocéntrico del zodíaco y Escorpio es el introvertido con una fe menguante en la humanidad.

Leo y Escorpio son signos zodiacales con muy poco en común.

Con la Luna Cuarto Creciente Escorpio-Leo, debemos elegir conscientemente salir de la sombra y entrar en la luz en esta coyuntura. Escorpio no es naturalmente alegre, ya que viene del inframundo; sabe qué demonios poderosos pueden materializarse y causar estragos en cualquier momento. Bajo su influencia tememos a pocas cosas, excepto a ser impotentes.

Leo está gobernado por el Sol, el centro de nuestro sistema solar, y Escorpio por Plutón, el planeta más alejado del centro. Bajo la energía del Cuarto Creciente Escorpio-Leo, sentimos que dentro de nosotros hay una distancia igualmente grande que debe ser superada. El centro se extiende hasta los extremos. Esto es lo que debemos recopilar y reconciliar.

Todos estamos sufriendo una constante metamorfosis. Lo que queremos y lo que recibimos puede parecer diferente, pero en realidad no lo son. Lo que sentimos no es una ilusión. Reprendiéndonos a nosotros mismos, diciéndonos que nuestras preocupaciones son insignificantes o fabricadas, no disuelve nuestros sentimientos más profundos.

Bañados por el efluvio de la Luna Cuarto Creciente Escorpio-Leo, no debemos desestimar nuestro dolor, sino invitarlo y amarlo hasta que ese dolor estalle en fragmentos diminutos y hermosos, para luego darnos cuenta de que todos ellos son parte de una misión de curación cósmica.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias