Con ajo, oliva y limón, prepara tu mágica solución para disminuir várices y el dolor

Las várices pueden resultar muy molestas e imposibles de eliminar. Lo cierto es que existe un remedio totalmente casero y natural ideal para disminuirlas, incluso el dolor que generan luego de un tiempo. Fácil y rápido, solo necesitarás ajo, aceite de oliva y limón.

Las varices son venas que se han dilatado de tal forma que se han llenado de sangre y se estancan y no fluyen como deberían. Entre las razones por las que aparecen esta especie de “arañitas” en la piel se encuentran:

Várices, venas dilatadas que pueden disminuirse con aceite de oliva, ajo y limón.

A su vez, los síntomas se relacionan con pesadez en las piernas, hinchazón, moretones, calambres, dolor y úlceras. Así es, son muy dolorosas en casos extremas, pero no hay de qué preocuparse. Prepara el siguiente remedio casero a base de aceite de oliva, ajo y limón, para disminuirlas.

Necesitarás: 6 dientes de ajo, aceite de oliva, jugo de 3 limones y un recipiente con tapa. Primero, pica finamente los ajos y colócalos en un recipiente; añade aceite de oliva y el jugo de limón; cierra el recipiente y deja reposar la mezcla por 12 horas; y en cuanto pase el tiempo, coloca la mezcla a modo de masajes en tus piernas para disminuir el dolor.

A largo plazo, gracias al efecto del aceite de oliva, tus várices se atenuarán.

Otro método casero muy sencillo es con té de manzanilla y vinagre de manzana. Mezcla un poco de té con vinagre y aplica sobre las varices a modo de masaje y pasados 10 minutos enjuaga tus piernas y listo.

A su vez, recomendamos como necesario caminar media hora al día, no usar ropa ajustada, lavar las piernas con agua fría y levantarlas al aire para que circule la sagre, masajearlas, utilizar calzado amplio y cómodo, evitar cargar cosas pesadas, y por supuesto consultar con tu médico de confianza sobre el mejor tratamiento para las várices.

Más Noticias