Descubre por qué es peligroso comerse las uñas ¡No lo querrás hacer más!

Sea por estrés o simple costumbre, comerse las uñas es un mal hábito y puede resultar con graves consecuencias para tu salud. Mira por qué, ¡la respuesta te dejará boquiabierto!

La onicofagia es el hábito compulsivo de comerse las uñas, ya sea por estrés, por ansiedad o por simple costumbre. En casos extremos, se desprende la uña del dedo de forma completa y hasta se puede atrofiar su crecimiento de nuevo.

Al quedar la zona donde debería estar la uña al descubierto, puede haber infecciones en la matriz de la uña. Ante la falta de esta, la persona puede morderse la cutícula, la piel alrededor de la uña, provocándose heridas que se pueden complicar y comprometer la integridad de los dedos. 

Onicofagia: el peligro de comerse las uñas.

Si el hábito persiste, la uña puede no volver a crecer, quedándose pequeña y deformándose el dedo. Por supuesto, como consecuencia, la onicofagia produce también desgaste y caída de dientes, deformidades y desacomodo de las piezas dentales, daño del esmalte y repiqueteo constante de un incisivo contra el otro.

A veces, hasta aparecen úlceras en las encías ya que los picos puntiagudos de las uñas cercenadas pueden estar contaminados e incrustarse en esta parte de la cavidad bucal. En el sistema gastrointestinal, las uñas pueden causar problemas serios en caso de ser tragadas.

¿Por qué es peligroso comerse las uñas?

Como las causas de comerse las uñas pueden ser un método para calmar el estrés, la ansiedad, depresión, angustia y demás síntomas y trastornos, no hay tutía de la necesidad de una consulta médica para que lo derive al especialista correcto según su condición y estado de salud general.

Más Noticias