Despídete de las durezas en los pies con este remedio casero ¡Solo vinagre y cebolla! Despídete de las durezas en los pies con este remedio casero ¡Solo vinagre y cebolla!

Despídete de las durezas en los pies con este remedio casero ¡Solo vinagre y cebolla!

Ante el calzado o el "mal caminar", los callos (o durezas) en los pies son inevitables. Ahora, ¿cómo los eliminamos para recuperar la famosa "piel de bebé"? Es muy sencilla y totalmente natural: solo cebolla y vinagre. Mira cómo prepararlo y en días, obtendrás resultados.

Las durezas en los pies, también conocidas como callos, son un problema muy común producto de la presión con el calzado o el "mal caminar". Para muchos se trata de un problema estético por las imperfecciones notorias que genera.

Si bien hay varios tratamientos a manos de profesionales que surten efecto para cambiar la situación, también hay productos naturales, caseros y económicos que podemos preparar desde la comodidad del hogar. En esta oportunidad, te presentamos dos aliados combinados y potenciados: cebolla y vinagre. 

Cómo eliminar de forma fácil y natural los callos en los pies.

Ambos ingredientes se caracterizan por sus propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y antibacterianas, necesarias para ablandar y restablecer la salud de la piel. Sus compuestos activos, como la alicina, nutren la dermis afectada y facilitan la eliminación de las células muertas acumuladas. De paso, brindan un efecto protector contra los hongos y bacterias, por lo que evitan que generen infecciones y problemas de mayor cuidado.

Con este sencillo remedio natural, tienes una solución perfecta para acabar tanto con las durezas como con las ampollas que se forman en los pies. No solo eliminarás esas impurezas que odias ver en la playa o las cuales impiden que te pongas ojotas o sandalias, sino que la cebolla y el vinagre protegerán la piel frente a los agentes infecciosos y facilitarán la eliminación de células muertas.

Cebolla y vinagre, tu solución ideal contra durezas en los pies.

Ingredientes

Preparación

  1. Lava bien la cebolla y córtala en varios trozos para introducirla con facilidad en el frasco de vidrio.
  2. A continuación, agrega el vinagre blanco y sella el preparado.
  3. Ponlo en un lugar fresco y oscuro y déjalo concentrar toda la noche.
  4. Luego, al día siguiente, inicia su aplicación.
  5. Modo de uso
  6. Sumerge un trozo de algodón en el remedio y frótalo sobre las zonas duras de los pies.
  7. Fija el producto con la ayuda de papel film y déjalo actuar entre 4 y 6 horas.
  8. Te recomendamos usarlo en horas de la noche para que sus compuestos actúen mientras descansas. Repite el tratamiento hasta que la dureza desaparezca.

No olvides complementar su aplicación con el uso diario de crema hidratante y productos exfoliantes. También puedes frotar los pies con una piedra pómez para acelerar la eliminación de la piel seca y muerta.

Más Noticias