Evalúa la salud de tu cabello con solo un vaso de agua y un pelo ¡Mira qué fácil!

Nuestro cabello pierde fuerza y humedad constantemente, ya sea por la tintura, el cambio de temperatura o los tironeos que hacemos al peinarnos; pero existe un método invaluable para conocer el estado de salud de tu pelo y solo precisas un vaso de agua.

El cabello se daña y por múltiples factores; si sabemos qué porosidad tenemos nos permite elegir los productos y el método correcto para cuidarlo. ¿Es necesario ir a una peluquería para ello?

¡Para nada! Existe un método muy efectivo: se llama la prueba del vaso. Con un recipiente de agua y una hebra de tu pelo, podrás saber si la porosidad de tu cabello es baja, media-normal o alta. 

Test para evaluar la salud de tu cabello.

Recuerda: siempre haz la prueba usando los mismos productos (shampoo, acondicionador y si usas, baño de crema), porque sino el resultado puede ser distinto. Una vez seco, arráncate un pelo y ponlo en un vaso de agua a temperatura ambiente. 

Si la porosidad de tu cabello es baja tardará entre 3 y 4 minutos en hundirse del todo o quedará flotando en la parte superior. Esto significa que tu cutícula está fuertemente unida, por lo que es difícil de penetrar con húmedad, productos y sustancias químicas. Consejo: utiliza emolientes como la manteca de karité, aceite de jojoba o aceite de coco y humectantes como la glicerina o la miel.

Baja, media o alta: ¿qué porosidad tiene tu cabello?

Si la porosidad de tu cabello es media, estará flotando en el medio del vaso de agua o se hundirá en 2 o 3 minutos. Se lo denomina como 'pelo normal', sin necesidad de muchos cuidados, además absorve bien la húmedad y los productos.

Por último, si la porosidad de tu cabello es alta indica que la cutícula está abierta, dando un aspecto áspero, sin brillo y seco. En la prueba del vaso bajará rápidamente al fondo en menos de 1 minuto. Significa que requiere hidratación y eres propenso a la aparición de caspa. El mejor tratamiento es: acondicionador sin enjuague, crema de peinado o gel, y aceite como jojoba, oliva, aguacate o coco.

Más Noticias