Mira por qué hay que terminar de lavar el cabello con agua fría ¡Le puede pasar esto!

Lavarse el cabello es un ritual: desenrredar antes de entrar, shampoo, acondicionador y baño de crema. ¿Pero el agua? Su temperatura también es vital para mantener la estable salud de nuestro cuero cabelludo. Mira por qué.

Lavar el cabello parece tarea sencilla, pero sin dudas, no es solo aplicar shampoo, acondicionador y enjuagar. Son diversos los factores que debes tener en cuenta una vez bajo la ducha o en la bañadera, como por ejemplo, la temperatura del agua.

En el caso del agua caliente, si bien enjuaga la suciedad acumulada ya que el vapor abre los poros y la cutícula del cabello, aumenta la porosidad del mismo, por lo que se genera mucho frizz.

¿Cómo lavar el cabello?

Por otro lado, el agua fría sella la húmedad del cabello, es decir, cierra los poros, evita la suciedad y la acumulación de grasa en el casco. Esto indica, entonces, que también aumenta el brillo. Lamentablemente, el agua fría también quita volumen y movimiento al pelo. 

Expertos recomiendan que desenrredemos el cabello con agua tibia (no caliente) y así, no quemar la piel del cuero cabelludo. Por último, enjuagar con agua fría para darle más brillo al mismo.

La temperatura del agua es importante a la hora de lavarse el cabello.

Consejo: si crees que el shampoo con productos químicos es necesario para cuidar tu cabello, reduce tu lavado. Cada dos días, o día por medio, es una frecuencia adecuada para una persona con una cabellera normal y que no es sometida a grandes impactos negativos, como exposición al sol.

Pero en cambio, si prefieres lavar tu cabello todos los días, puedes utilizar tratamientos naturales para el cabello que permitirán nutrirlo y revitalizarlo sin necesidad de añadir sustancias agresivas. 

Más Noticias