Peluquería casera: en 5 minutos, obtén ondas y rizos totalmente naturales y sin calor

Dile adiós a la planchita o a la bluclera, ¡basta de calor que arruine tu pelo! Te mostramos 5 trucos fáciles y rápidos para obtener ondas y rizos de forma totalmente natural. Quedarás hermosa y serás la envidia de todas.

Si te gusta llevar el pelo ondulado, los rizos sin calor son una de las mejores opciones para dejar de arruinar tu cabello con artefactos y tratamientos dañinos. Además, conseguirás unas ondas perfectas y con métodos muy sencillos, caseros y rápidos.

En principio, puedes hacer rizos con medias: necesitamos que sean de espuma. Comienza peinando bien tu cabello hacia atrás y recogelo en una cola de caballo alta. Sujeta la parte de las puntas con un calcetín por encima de ellas y otro por debajo. Luego, ve enroscando hasta conseguir una especie de moño que sujetaremos atando los extremos de los calcetines. Se aconseja dejarlos durante unas siete u ocho horas en total. 

Consigue rizos y ondas naturales, ¡dile adiós al calor dañino!

Otra alterantiva es una diadema para ondular el cabello: ve tomando mechones y enrroscalos sobre ella. Ve colocando por dentro de la misma y recuerda que, cuanto más estrechos sean, más definidos quedarán tus rizos. Cuando tengas todo el cabello recogido de esta manera, espera toda la noche y tendrás hermosos y definidos resultados.

También puedes conseguir ondas suaves con moños: primero, divide el cabello en secciones. Si quieres conseguir unas suaves ondas, simplemente haz dos reparticiones en tu cabello con la raya al medio; en cambio, si quieres que tu cabello tenga unas ondas más marcadas, entonces harás cuatro. Una vez dividido, enrrosca las partes sobre sí mismas y haz un pequeño moño para recoger el cabello bien sujeto sobre la cabeza.

Ondas y rizos naturales en cuestión de horas, ¡muy fácil!

Si buscas rizos en las puntas, tu mejor opción es hacerlos con trozos de tela: corta trozos largos y no muy anchos, aunque una vez más, dependerá del tipo de rizo que desees. Solo toma mechones y enrroscalos hasta la mitad de los mismos, en dichas telas. Ata la tela con un nudo y ya no necesitarás de horquillas para fijarlos.

Por último, puedes utilizar horquillas para rizos muy marcados: con el cabello húmedo, toma mechones muy finos, que enrroscarás en dos dedos, (el índice y el corazón), para hacer una especie de moño muy pequeño. Cuando lo tengas, fíjalo a la cabeza con horquillas o pasadores. Una vez todo el cabello recogido, solamente dejarás que se seque bien del todo.

Más Noticias