Prepara tu propio shampoo con miel para reconstruir y proteger el cabello

A veces, resulta difícil encontrar el shampoo perfecto para nuestro cabello. Por ello, traemos la solución perfecta para reconstruirlo y protegerlo de las impurezas con un producto casero a base de miel. Fácil y muy nutritivo, ¡no te lo pierdas!

Los productos químicos que se encuentran en los shampoos de los mercados y farmacias pueden no surtir el efecto que necesitamos en el pelo y hasta incluso, dañarlo más de lo que está. ¿Y si hacemos nuestro propio shampoo casero?

Además de ser una oportunidad sencilla y económica de lavarnos el cabello, al ser a base de miel tendremos ingredientes naturales, en vez de atacar el cuero cabelludo con puros químicos. La miel no solo aporta las mejores vitaminas, sino también nutre el pelo. Así, se verá más hidratado, le aportará brillo y ayudará a detener su caída y la aparición de caspa.

Prepara shampoo casero a base de miel para cuidar tu pelo.

El principal ingrediente será la miel (siempre aconsejamos miel pura). Además de ella también necesitamos agua mineral y un aceite esencial, el que más te guste. Las cantidades siempre van a depender de lo largo que tengas el pelo: las cantidades medias van a ser una cucharada de miel por tres de agua. 

Para mezclar bien los ingredientes, échalos en una botella que tengamos de plástico seca. De este modo, tanto la miel como el agua y el aceite quedarán debidamente mezclados cuando agitemos el envase. Va a quedar una mezcla un poco aguada pero no hay de qué preocuparse porque es lo que buscamos. 

Obtén un pelo suave e hidratado con este shampoo de miel.

A la hora de aplicarlo, el shampoo casero de miel se usa como la gran mayoría de los champús que conocemos: primero debemos de humedecer bien el cabello y una vez lo tengamos, pasaremos a hacer un masaje por el cuero cabelludo.

Lo principal es que esta zona del cuero cabelludo sea la que reciba más parte del shampoo. Es por ello que no debemos de extenderlo hacia las puntas, sino que gracias al masaje todo el cabello se irá impregnando del producto. Después del masaje, dejaremos unos minutos que repose y eliminaremos con agua tibia, como de costumbre. A partir de aquí, puedes seguir usando tu acondicionador de siempre y terminar el secado tal y como lo haces habitualmente.

Más Noticias