Richard Fisher y su relato tras ser inoculado con los ensayos médicos de la vacuna de Oxford

El voluntario cuenta en detalle cómo llegó a participar en una de las pruebas más representativas para la humanidad.

Los resultados arrojados para la vacuna desarrollada en la Universidad de Oxford en Inglaterra son “prometedores” según los estudiosos que trabajan a diario para encontrar la forma de prevenir que la pandemia siga contagiando a millones de personas en todo el mundo.

El estudio utilizará 10 mil personas para comprobar la efectividad de la vacuna.

Richard Fisher, un voluntario que una madrugada vio en las redes sociales el testimonio de un filósofo de la prestigiosa casa de estudios londinense, quien se había presentado como voluntario. Enseguida y mientras su esposa dormía a su lado, llenó el formulario para el voluntariado que cambiará el destino de la humanidad.

Fisher explica que el día en el que fue convocado para la toma de muestra de sangre y la colocación de la vacuna, acudió al hospital St. George, en el que estuvo por última vez cuando nació su hija.

“La última vez que estuve en el Hospital St George, en el sur de Londres, fue para el nacimiento de mi hija. Ahora se siente muy diferente. Puedo oler a través de mi mascarilla la lejía usada para limpiar los pisos y el asiento junto a mí está cubierto con cinta para mantener el distanciamiento físico”.

Sentado mientras esperaba, explica que par de trabajadores pasaron frente a él con un cartel en manos que reseñaba: “Ensayo de la vacuna”. De inmediato supo que debía ir con ellos y los siguió, guardando los rigurosos 2 metros de distancia de ellos.

El seguimiento de la inoculación, que Fisher desconoce si fue con la vacuna del Covid-19 o con la vacuna MenACWY, será durante 4 largos meses, y deberá enviar hisopos con muestras de sus amígdalas y cavidad nasal para que los especialista apliquen pruebas para saber si se ha infectado. Además deberá llenar un formulario con información esencial para saber rutinas diarias y establecer posibles lugares de contagio.

“Repetiré esta rutina semanal durante al menos cuatro meses. Y me tomarán muestras de sangre en el hospital hasta fines del año que viene”, indicó el voluntario.

El inglés señaló que siente un enorme gusto por participar en esta importante prueba que, de resultar positiva, tendrá efectos esperanzadores para la humanidad.

“Me da satisfacción tener la oportunidad de jugar un rol muy pequeño, junto a otros 10.000 voluntarios, en un ensayo que tiene en vilo al mundo”.  

Lee la crónica completa aquí:

https://www.bbc.com/mundo/vert-fut-53586073

Con información de la BBC.

Vanessa Adrianza

Lcda. en Comunicación Social, mención Impreso, egresada de la Universidad Santa María, Caracas, Venezuela. Especialista en telecomunicaciones.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias