Secreto de la abuela: Dos formas fáciles y económicas de exfoliar tu rostro

Una buena rutina de cuidado del rostro puede marcar la diferencia entre una apariencia saludable y joven  y una un tanto más descuidada, y entre las rutinas que no puedes dejar de hacer está la de exfoliar tu rosto.

Cuando del cuidado del rostro se trata, no podemos descuidarnos, porque si no las consecuencias se notan al instante, y tu piel se nota un poco marchita y sin vida.

Y entre las rutinas imprescindibles que hay, además de una buena hidracación y limpieza, exfoliar tu rostro te garantiza una limpieza aún más profunda.

Por ello, toma nota de estos secretos de la abuela y aplícate estas dos formas fáciles y económicas de exfoliar tu rostro.

Azúcar

Los granos de azúcar son uno de los exfoliantes naturales más efectivos que existen y, si somos sinceros, ¿Quién no tiene un poco de azúcar en su cocina?

El proceso es tan simple como limpiar tu rostro y luego, con la piel aún húmeda frotar suavemente y con movimientos circulares por todo tu rostro, de forma que los granos de azúcar penetren en los poros y los limpien.

Café

Tanto café fresco, como el que queda después de colarlo sirve para exfoliar tu rostro.  

El procedimiento es prácticamente el mismo que en el paso anterior.  Sólo toma en cuenta que el café molido es un poco más grueso.  Puedes dejarlo un rato después de que te exfolies para que tu piel absorba los antioxidantes del café.

Más Noticias