Bienestar

5 ejercicios de yoga para fortalecer la espalda y eliminar cualquier dolor

Además de lograr tranquilidad con ella, el yoga es la práctica ideal para solucionar dolores corporales. En el siguiente artículo, te enseñaremos 5 ejercicios para aliviar la molestia localizada en la espalda. ¡Manos a la obra!

5 ejercicios de yoga para fortalecer la espalda y eliminar cualquier dolor
5 ejercicios de yoga para fortalecer la espalda y eliminar cualquier dolor

El yoga es la mejor manera de trabajar el cuerpo. Permite mantener los músculos y las articulaciones en perfecto estado. Hoy te enseñaremos cómo eliminar el dolor de espalda (y fortalecerla) haciendo yoga.

5 ejercicios para fortalecer la espalda y aliviar su dolor.

El fortalecimiento de la espalda es un punto que mucho queremos conseguir, ya que es la opción ideal para corregir la postura y evitar dolores en dicha parte del cuerpo. Con el yoga conseguirás óptimos resultados al instante.

No debemos olvidar que, además, el yoga es una actividad que permite conseguir una mayor relajación a nivel general. Por ello, es una buena forma de eliminar tensión de la espalda, a la vez que conseguimos músculos en mejor estado en toda la zona.

5 ejercicios de yoga para trabajar la espalda

1. Perro boca abajo: comenzaremos en posición fetal, estirando los brazos hacia adelante y apoyando las palmas de las manos fuertemente al suelo. La cabeza la mantendremos relajada durante todo el tiempo que dura la actividad.

Acto seguido, apoyaremos los pies al suelo por las puntas. Para ello lo haremos elevando ligeramente el trasero y las piernas, con las rodillas ligeramente dobladas. La espalda permanecerá recta y los brazos estirados hacia adelante.

Para finalizar, fijaremos los pies al suelo por la planta, y estiraremos las piernas por completo sin levantar las manos del suelo. Es importante elevar el trasero como si tiraran de un hilo. De este modo, conseguiremos estirar todos los músculos de la espalda por completo y una mayor relajación de esta zona del cuerpo.

2. Perro hacia arriba: nos vamos a colocar a cuatro patas con los brazos estirados a los lados del cuerpo y las palmas de las manos apoyadas por completo en el suelo.

Partiendo de esta postura, apoyaremos los pies por las puntas, echando las piernas hacia atrás estiradas, de modo que el cuerpo quede recto por completo. Acto seguido doblaremos los codos sin separar las manos ni los pies del suelo, y bajaremos el cuerpo, que permanecerá recto, prácticamente hacia el suelo.

En esta postura, elevaremos la espalda de nuevo, a la vez que estiramos los brazos y apoyamos ahora los pies por el empeine. Sin separar las piernas del suelo, estiraremos la espalda hacia arriba, el cuello, llevando los omóplatos hacia atrás, para así conseguir estirar toda la espalda, y sobre todo la zona lumbar.

3. Gato: nos colocaremos a cuatro patas en el suelo, colocados por las palmas de las manos con los brazos estirados. Nos apoyaremos por las rodillas, y la primera postura que vamos a adoptar es arquear la espalda hacia afuera con la cabeza hacia adentro.

Para mantener esta postura, lo que vamos a hacer es intentar elevar la espalda lo máximo que podamos. Mientras, controlamos la respiración en todo momento. Además, es necesario mantener el cuello relajado en todo momento para no cargar la parte cervical.

Al terminar, estiraremos los brazos hacia adelante, con las palmas de las manos estiradas y apoyadas en el suelo. Al hacer esto, bajaremos la espalda, que debemos mantener recta y que nos ayudará a conseguir un mayor estiramiento de la zona completa.

4. Paloma: llevaremos las dos piernas hacia atrás apoyadas por los pies al suelo, y los brazos estirados, apoyados por las palmas de las manos. El trasero estará elevado.

Partiendo de esta postura, la pierna derecha la llevaremos hacia delante, y la colocaremos por detrás de los brazos apoyada en el suelo. En esta postura, ambas piernas estarán apoyadas al suelo y la espalda quedará recta. De este modo, conseguiremos estirar esta parte del cuerpo.

Para mejorar el rendimiento de la postura, podemos llevar el pie adelantado hacia el cuerpo. De este modo, al igual que juntando los omóplatos más, lograremos estirar mucho más las partes que queremos trabajar, que son los músculos de la espalda. No debemos olvidar que también lograremos estirar los músculos de las piernas y los glúteos.

5. El niño: nos colocaremos de rodillas en el suelo con las piernas juntas. En esta postura echaremos el cuerpo hacia adelante con los brazos estirados. Intentaremos apoyar las palmas de las manos al suelo y pegar las rodillas al pecho. Es una postura sencilla, pero nos servirá para estirar a la perfección la espalda.

Para lograr un mayor efecto con esta postura lo ideal es estirar al máximo los brazos, adelantando lo más que podamos la palmas de las manos. Todo esto sin separar las rodillas del pecho. Cuanto más estiremos, más conseguiremos descongestionar la zona de la espalda y mejorar el estado general de esta parte.

Maria Laura Lago

Locutora Integral de Radio y Televisión egresada en el Instituto Eter. Estudiante de la Tecnicatura en Periodismo Digital en la Universidad Nacional de Mar del Plata. Community Manager. Docente en Nivel Secundario.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias