Bienestar

5 formas de tratar la ansiedad nocturna

Sentimientos de nerviosismo, sensanción de que el aire falta, incluso repetir una situación que sucedió durante el día una y otra vez. A eso lo llamamos "ansiedad nocturna". En el siguente artículo, te contaremos algunas maneras de controlarla, para descansar mejor.

5 formas de tratar la ansiedad nocturna
5 formas de tratar la ansiedad nocturna
Por:  Redacción mui

Cuando una persona tiene ansiedad, suele sobre pensar prácticamente todo lo que sucede durante el día. Como bien explica la psicóloga Brenda Benavides, "es una batalla constante con los pensamientos y sentimientos de culpabilidad e insuficiencia".

Ahora, por la noche puede llegar a ser peor el panorama. Se puede manifestar a través de sudoración excesiva, sentir miedo sin un detonante específico y/o pensamientos de constante preocupación.

La pregunta es cómo combatimos la ansiedad nocturna. Hoy te mostraremos algunas técnicas que pueden serte de gran ayuda contra la ansiedad. Recuerda: ir a terapia significa preocuparte por tu salud mental.

1. Pensamientos intrusivos bajo control

Nos referimos a todos esos pensamientos negativos que llegan antes de dormir. Es mejor cuestionar de dónde vienen esos pensamientos los motivos por los que no son ciertos. Enfócate en los hechos y no en lo que tu supones que estás pasando.

2. Ejercicios de meditación y visualización

Puede ser alguna meditación guiada y más bien, de visualización. Por ejemplo, cierra los ojos estando acostado y piensa en tu lugar seguro. Luego, repite en tu mente lo que ves a tu alrededor. Quédate en ese lugar seguro por unos minutos. Cuando te sientas más tranquilo, abre los ojos e intenta dormir.

Síguenos en Google News, dale clic a nuestra estrella

3. Bebe algo caliente (sin cafeína)

Los tés son una excelente opción, sobre todo cuando contienen hierbas específicas para calmar el malestar. Por ejemplo, la pssiflora, valeriana, manzanilla...

4. Escribe lo que estás sintiendo

Escribir es la mejor herramienta que te permitirá desahogar lo que estás sintiendo en el momento. Recomendamos que una vez que termines, lo leas en voz alta. A veces, hacerlo puede ayudar a que podamos reconocer que lo estamos pensando no siempre es cierto, sino más bien producto de la ansiedad.

5. Intenta con una ducha

Los beneficios de hacerlo con agua helada recaen en que la ansiedad puede provocar un aumento de la presión arterial, por lo que, en teoría, una ducha fría puede ayudar a bajarla. También aumentan las endorfinas en nuestro cuerpo.

Sino, el agua caliente funciona, cuando se convierte en un ambiente similar a una sauna. El agua caliente y el vapor sirven como un relajante muscular instantáneo, aliviando la tensión acumulada y relajando los músculos que pueden tensarse debido al estrés y la ansiedad.

Activa las notificaciones y sé el primero en enterarte de todo

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias