Menu
9 señales que indican una herida de rechazo
Bienestar

9 señales que indican una herida de rechazo

Sentirse rechazado es "habitual" en la vida, sea en el amor, la familia o el trabajo. Sin embargo, no hay que aceptar el desprecio hacia uno mismo o de parte de los demás, sino trabajar la autoestima. A continuación te contamos cómo reconocer esta herida emocional y además, cómo trabajarla.

Imagen de MUI

por Redacción mui

Hay heridas que no son visibles, pero que sí están arraigadas en nuestra alma. Hablamos de las heridas emocionales, es decir, huellas de los problemas vividos en la infancia y que determinan cómo será nuestra calidad de vida una vez adultos.

Una de las heridas emocionales más profundas es la del rechazo, porque quien la padece se siente rechazado desde su interior. La misma nace del rechazo de los padres a un hijo o de sentirse rechazado por los progenitores. 

Profesionales destacan que entre los comportamientos internalizados, pueden aparecer pasividad, apatía, retraimiento social, sentimientos depresivos, entre otros. Ahora, entre los externalizados, hallamos impulsividad, hiperactividad, desobediencia, conducta destructiva, etc.

A partir de las heridas emocionales sufridas en la infancia, se conforma una parte de nuestra personalidad. Por ello, la persona que padece la herida del rechazo se caracteriza por infravalorarse y buscar la perfección a toda costa.

9 señales de una herida de rechazo

  1. Te sientes constatemente insatisfecho con lo que eres, tienes y logras.
  2. Te sientes incomprendido y considerablemente distinto a los demás.
  3. A pesar de tener amigos, te sientes solo y no crees que su amistad sea sincera.
  4. Te aislas del mundo exterior con facilidad y encuentras refugio en tu imaginación.
  5. Crees, consciente o inconscientemente, que la felicidad dura poco tiempo.
  6. Estando en situaciones sociales, hablas poco y te apartas de los grupos grandes.
  7. Te da mucho miedo incomodar, molestar o parecer poco interesante.
  8. Te resulta muy difícil aceptar retroalimentación y la más mínima crítica la percibes como un ataque.
  9. Cuanto te sientes lastimado, eres muy drástico y cortas irremediablemente a esa persona en tu vida.

¿Cómo sanar la herida del rechazo?

La herida del rechazo se sana prestando especial atención a la autoestima, es decir, comenzando a valorarse y reconocerse por si mismo, sin requerir la aprobación de los demás. Algunos pasos para lograrlo son los siguientes:

  • Aceptar la herida como parte de uno mismo, así liberarás todos los sentimientos atrapados. Si negamos la presencia de nuestro sufrimiento, no podremos trabajar para sanarlo.
  • Perdonar para liberarse del pasado. En primer lugar, a nosotros mismos, por el trato que nos damos; en segundo lugar a los demás, porque las personas que nos hirieron probablemente también padezcan algún profundo dolor o experiencia hiriente.
  • Comenzar a cuidarse con amor y priorizarse. Prestarnos atención y darnos el amor y el valor que merecemos es una necesidad emocional imprescindible para seguir creciendo.

Fuente: La mente es maravillosa y el Instagram @buenavibracamp

Temas

Comentarios