Bienestar

Mindfulness en el gym: ¿La llave para hacer ejercicio todos los días?

Llevar la respiración consciente (mindfulness) a todos los ámbitos de la vida, no hace más que beneficiar y multiplicar las buenas sensaciones, cuando no los resultados.

Mindfulness en el gym: ¿La llave para hacer ejercicio todos los días?
Mindfulness en el gym: ¿La llave para hacer ejercicio todos los días?

Poner la respiración en todo lo que haces es sanador y limpia tu mente de agobios y frustraciones asociadas al estrés. Hacemos mindfulness antes de comer, para no comer mal ni de más.

Hacemos mindfulness antes de una reunión que nos inquieta para no meter la pata ni dejarnos afectar por los nervios. Hacemos mindfulness en el atolladero.  Ahora los expertos en actividad deportiva nos proponen un nuevo formato de mindfulness: meditación y fitness.  

El fitness más saludable suma los beneficios de la respiración consciente al ejercicio físico. Estar aquí y ahora sólo puede potenciar el efecto de tu esfuerzo y la buena sensación posterior que te acompaña en el gym (o fuera de él). Esta forma de actividad saludable, a buen seguro encontrará adeptos entre los perezosos y aquellos que nunca encuentran un hueco para el deporte.

¿Por qué el Mindfulness mejora el ejercicio?

Digamos que existe una relación directa y que ambos se retroalimentan. Por un lado, hacer deporte nos eleva los niveles de bienestar y, por otro, trabajar el bienestar también eleva los niveles de rendimiento. Los preparadores físicos lo saben: en todos los deportes, la mente es un elemento clave.  

Pues bien, cuando lo entrenas y, de esa forma, educas a tu mente para centrarse en un foco, como deportista consigues el máximo rendimiento. Y esto no es solo para los que ya entrenan desde hace tiempo. También va dirigido a principiantes. El mindfulness potencia el resultado, a través de la aceptación de los pensamientos, emociones y sensaciones corporales, tengas el nivel que tengas.

El mindfulness es la fuerza extra que tu cuerpo y mente necesitan, te ayuda a liberarte de la pereza. Digamos que ayuda a entrenar un músculo nada desdeñable: el de la voluntad. O el de la disciplina, como prefieras.  Por lo tanto ya sabes, antes de volver al gym, párate y respira.

Maya Monasterios

Periodista, experta en celebridades y belleza, con amplia experiencia en medios digitales.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias