Bienestar

Sin gluten: 6 harinas que puedes comprar (o preparar) para celíacos

Los celíacos son intolerantes al gluten, por ende, hay ciertos productos que no pueden consumir, aunque sí sus derivados. Por ejemplo, un budín con harina de coco, en vez de harina de trigo. Si no conoces las distintas opciones, aquí te las mostramos.

Sin gluten: 6 harinas que puedes comprar (o preparar) para celíacos
Sin gluten: 6 harinas que puedes comprar (o preparar) para celíacos

Quienes son intolerantes al gluten, dicha proteína presente en el trigo, la cebada y el centeno, genera una respuesta inmune que daña al recubrimiento del intestino delgado, lo cual interfiere en la correcta absorción de los nutrientes y puede, eventualmente, llevar a problemas como osteoporosis, infertilidad, daño a los nervios y convulsiones. 

Conoce las 6 harinas especiales para celíacos.

Afortunadamente, existen alimentos que ofrecen nuevos sabores y beneficios nutricionales, a comparación de la tradicional harina de trigo que no lo hace. A continuación, te compartiremos 6 harinas de moda para hornear lo que más te guste sin gluten.

Los 6 tipos de harinas ideales para celíacos

1. Harina de almendra: hay de dos tipos, la llamada almond meal, que se produce al moler las almendras hasta convertirlas en un polvo grueso (ya sea con semillas peladas o sin pelar), y la llamada almond flour, que se hace moliéndolas más finamente y sin cáscara.

Contiene muchos minerales, incluyendo hierro, magnesio, calcio, potasio, cobre y manganeso. Es una buena fuente de vitamina E y grasas monoinsaturadas.Tiene bastante fibra, es una buena opción para diabéticos y para cualquiera que quiera seguir una dieta baja en carbohidratos; sin embargo, es importante saber que es alta en grasa. 

El tipo más grueso (almond meal), es ideal para alimentos horneados más densos como panqués y galletas; mientras que la más fina (almond flour) funciona para hacer macarons o pasteles ligeros.

2. Harina de coco: para hacerla, se quita la cáscara dura y peluda, después la pulpa se muele con agua, se cuela y después, se hornea para que se seque, y se muele para hacer un polvo fino.

Es alta en proteína y grasas buenas, mientras que tiene pocos carbohidratos y un bajo índice glicémico. Es una buena opción para quienes son alérgicos al trigo o a las nueces y para quien está en una dieta alta en grasas.

La harina de coco tiene una textura fina, una fuerte esencia y un dulzor natural, sin azúcar añadida. Absorbe bastante agua, por lo que los alimentos horneados con ella son suaves. Puedes hacer con ella roles de canela, hot cakes, waffles, panqués, macarons y brownies, entre otras muchas cosas.

3. Harina de avena: ésta es una de las más populares alternativas sin gluten, pero si eres un verdadero celíaco, debes asegurarte que las hojuelas de avena no tengan nada de gluten. La avena en sí no lo contiene, pero al procesarse se puede contaminar. Para hacerla, basta con  triturar las hojuelas en una licuadora potente o en un procesador de alimentos hasta obtener una textura fina. 

La avena tiene un sabor muy suave, por lo que resulta perfecta para hornear, pues no interferirá con los otros ingredientes. Es muy popular dado que es fácil de conseguir y de hacer, es barata y muy nutritiva. Te mantiene satisfecho, es alta en fibra y proteína y ayuda a bajar el colesterol malo.

Es ideal para hacer galletas de avena, panqués, hot cakes y el clásico pastel de cumpleaños. Si combinas harina de avena con harina de arroz, la textura de tus productos horneados será muy similar a la de la harina de trigo.

4. Harina de arroz: actualmente es la más utilizada por quienes quieren hornear sin gluten, porque la textura es ligera y muy fina. El sabor es muy sutil, por eso se presta para mezclarse con otras harinas para mejorar la textura y el sabor de tus alimentos horneados. Se hace moliendo finamente los granos de arroz crudo y se puede usar para hornear pastelitos y galletas, tallarines para platos asiáticos y para espesar salsas y sopas.

La harina de arroz es alta en proteína y fibra, por lo que ayuda a bajar los niveles de colesterol malo y puede ayudar a bajar de peso; también contiene hierro, vitamina B, magnesio y manganeso.

Si la combinas con harina de avena se puede hacer pastel de cumpleaños, panqué de plátano, brownies, pan pita, hot cakes y hasta donas.

5. Harina de garbanzo: está hecha de los granos de garbanzo, que es una leguminosa. Tiene sabor a nuez y textura granulada. Se usa frecuentemente en la cocina del Medio Oriente, en la india y paquistaní, para hacer falafel, hummus y socca. 

Es una buena fuente de fibra y de proteína vegetal; juntos ayudan a la digestión, te hacen sentir satisfecho más tiempo y promueven la pérdida de peso. Contiene también magnesio y potasio, ideales para el corazón.

6. Harina de amaranto: al igual que el trigo sarraceno o alforfón, el amaranto es considerado un seudocereal que formó parte de la alimentación básica de las civilizaciones azteca, maya e inca.

Tiene un sabor terroso y un poco a nuez, pero muy sutil, por lo que combina bien con otros ingredientes. No se puede usar sola, tiene que combinarse con otros tipos de harina para hacer tortillas, pies y pan

Es rica en fibra, proteína, manganeso, magnesio, fósforo, hierro y selenio, nutrientes que ayudan a la salud cerebral y de los huesos. 

Maria Laura Lago

Locutora Integral de Radio y Televisión egresada en el Instituto Eter. Estudiante de la Tecnicatura en Periodismo Digital en la Universidad Nacional de Mar del Plata. Community Manager. Docente en Nivel Secundario.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias