Bienestar

Yoga: Recupera energía mental con la postura de 'la pinza'

El yoga es una actividad más popular y no precisamente para adelgazar. Quien realizan esta actividad física buscan relajar el cuerpo y la mente luego de un día laboral estresante. A continuación, te mostramos cuál es la mejor asana para recuperar energía.

Yoga: Recupera energía mental con la postura de 'la pinza'
Yoga: Recupera energía mental con la postura de 'la pinza'

El estrés agota las fuerzas diarios de las que uno dispone; a partir de ello, el cuerpo se siente rígido por la tensión. La solución ideal es hacer un sencillo estiramiento hacia delante para reactivar energía, es decir, la postura del yoga conocida como Paschimottanasana o 'la pinza'.

La postura del yoga denominada Paschimottanasana o 'la pinza'.

En el yoga, Paschima significa "posterior" y "tan"; "extensión, estiramiento", por ende la traducción literal sería "estiramiento (o elongación) de lo posterior". Esta asana tiene designada la parte inferior de la espalda ("extensión posterior").

A su vez, la terminología esconde otra interpretación interesante: Paschima significa "oeste", ya que se considera que la espalda es el lado oeste del cuerpo, así como la delantera es el este. Por otro parte, uttana significa "estirar".

Beneficios de 'la pinza' para relajar la mente

Según los expertos, en esta postura el corazón queda protegido, debajo de la columna vertebral. Así recibe un masaje, al igual que la espalda y los órganos abdominales.

Es la postura óptima para tomarse un respiro y sentirse en calma y a salvo, mientras recuperamos las fuerzas que flaquearon. Practicar yoga, y más específicamente Paschimottanasana, significa permitir que la respiración fluya por toda la parte posterior del cuerpo. 

Cómo realizar la asana de 'la pinza'

  1. Siéntate con las piernas estiradas, la columna erguida y el abdomen firme.
  2. Inspira levantando los brazos y al espirar, inclínate hacia delante, manteniendo los brazos al lado de las orejas para que sea más fácil mantener la espalda recta.
  3. Cuando no puedas inclinarte más sin encorvar la columna, baja los brazos y pon las manos sobre las espinillas, los tobillos o los pies.
  4. Permanece en la posición entre cuatro y ocho respiraciones, relajando la columna.

Maria Laura Lago

Locutora Integral de Radio y Televisión egresada en el Instituto Eter. Estudiante de la Tecnicatura en Periodismo Digital en la Universidad Nacional de Mar del Plata. Community Manager. Docente en Nivel Secundario.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias