Menu
Desde cartero a gigoló: los increíbles trabajos de Al Pacino antes de ser famoso
Celebridades

Desde cartero a gigoló: los increíbles trabajos de Al Pacino antes de ser famoso

Al Pacino ha convertido las cámaras de Hollywood en un lienzo del que ha sacado provecho y con el que ha mostrado todo su potencial como intérprete, dejando en claro que su talento está en la meca del cine.

Imagen de MUI

por Redacción mui

El estadounidense Al Pacino es uno de los actores que podría decirse conforman la realeza de la actuación. Sus interpretaciones van mucho más allá de El Padrino, o Caracortada. Se le observó como un discapacitado visual en Perfume de mujer (1992), como un ser siniestro en El Abogado del Diablo (1997) y como policía en El Verdugo (2017).

Desde cartero a gigoló: los increíbles trabajos de Al Pacino antes de ser famoso
Desde cartero a gigoló: los increíbles trabajos de Al Pacino antes de ser famoso

Pero esto no fue lo único en lo que ha destacado Al Pacino, sus habilidades han sido puestas a prueba en un sinfín de actividades que le ayudaron a mantenerse alimentando y andando mientras se consumaban sus sueños.

Lo más probable es que la diversidad de experiencias laborales que obtuvo antes de la fama, le hayan servido también a Pacino para convertirse en el histrión que es hoy. Mensajero en bicicleta, acomodador de cine, portero en un edificio, cartero, vendedor de zapatos y verdulero en un supermercado, fueron algunos de los oficios que ejerció el consolidado actor de 85 años.

Y sin embargo, esta no es la parte más interesante de la vida laboral del intérprete de Jack Gramm en el filme 88 minutos. La verdad es que el nominado a 8 premios Oscar y ganador de uno, utilizó su cuerpo para mantenerse durante un tiempo.

Desde cartero a gigoló: los increíbles trabajos de Al Pacino antes de ser famoso
Al Pacino tuvo que ofrecer servicios especiales para tener un techo sobre su cabeza y una cama en dónde dormir.

En una entrevista para el diario The New York Post, mencionada por el medio Infobae, el actor confesó que a los 20 años decidió vivir un tiempo en Italia, específicamente en Sicilia y como no tenía ni dinero ni trabajo, le sacó provecho a lo que Dios le había dado.

Una señora mayor me daba comida y alojamiento a cambio de sexo. Por las mañanas me despertaba odiándome un poco”, declaró el actor para el medio estadounidense, una carta bajo la manga que le sirvió para sobrellevar una situación difícil.

Temas

  • Al Pacino
  • El Padrino

Comentarios