Famosos

Belleza natural: Jamie Lee Curtis dice basta de cirugías plásticas

La famosa actriz Jamie Lee Curtis, confesó en las últimas horas que "tiene 22 años de sobriedad", luego de pobrar el vicodin para deshinchar sus ojos. Con 62 años, la exprotagonista de "Halloween" se mostró totalmente en contra de las cirugías estéticas.

Belleza natural: Jamie Lee Curtis dice basta de cirugías plásticas
Belleza natural: Jamie Lee Curtis dice basta de cirugías plásticas
Por:  Redacción mui

Jamie Lee Curtis, reconocida actriz de la saga de películas "Halloween", habló con Fast Company sobre los actuales tipos de belleza irreales"Todos vamos a envejecer", resaltó. Así, se mostró insatisfecha con los estándares que se imponen a las mujeres hoy en día.

"La tendencia actual de ponerse rellenos, esta obsesión por los filtros, y las cosas que hacemos para ajustar nuestra apariencia, están acabanado con generaciones de belleza".

En este sentido, Jamie Lee Curtis agregó que "las redes sociales son peligrosas": "Simplemente no conocemos el efecto longitudinal, mental, espiritual y fìsicamente que tiene en los jóvenes", agregó.

Ahora, en conversación con la periodista irlandesa Lloraine Kaine, consideró que la filosofía del antienvejecimiento está anticuada y hace mucho daño a las mujeres. "El término antienvejecimiento... ¿qué es eso? ¿De qué estamos hablando? Todos vamos a morir. ¿Por qué quieres aparentar 17 años cuando tengas 70? Quiero aparentar 70 cuando tenga 70", concluyó.

Síguenos en Google News, dale clic a nuestra estrella

El antes y el después de Jamie Lee Curtis. Fuente: Buena Mente

La terrible adicción de Jamie Lee Curtis

"Probé la cirugía plástica y no funcionó. Me hice adicta al Vicodin. Ahora tengo 22 años de sobriedad", relató a Fast Company. En 2019, la actriz se sometió a una cirugía plástica "rutinaria", que acabó provocándole una adicción a la vicodina. Se trata de un opioide derivado de la codeína, utilizado como analgésico vía oral. Por ello, fue medicada durante 12 años.

"Tenía los ojos hinchados. Si ves fotografías de entonces, parece que no he dormido", dijo. ¿Acaso fue una elección propia? La respuesta es no: 

"Estábamos rodando una escena con un tipo de luz fluorescente […] y [el cámara] dijo: 'No la voy a grabar hoy. Sus ojos están demasiado hinchados'. Me sentí tan mortificada y avergonzada y tuve tanta vergüenza, que, después de esa película, fui a hacerme una cirugía plástica de rutina para eliminar la hinchazón. Me dieron vicodina como analgésico para algo que no era realmente doloroso".

Activa las notificaciones y sé el primero en enterarte de todo

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias