Fitness

5 ejercicios para reducir cintura y cadera, mejor que una Barbie

Las famosas muñecas Barbies quedaron atrás; ahora tú puedes conseguir una cintura de avispa con 5 simples ejercicios, ideales para llevar a cabo en casa, sin gastar un peso en entrenador personal. Manos a la obra.

5 ejercicios para reducir cintura y cadera, mejor que una Barbie
5 ejercicios para reducir cintura y cadera, mejor que una Barbie

Realizar ejercicio diario es esencial para reducir cintura y cadera. No necesitas ir a un gimnasio, solo requieres perseverancia en casa. Si deseas un talle menos en tu jean, practica los siguientes 5 ejercicios de forma fácil y rápida. ¡Mucha suerte!

Consigue una cintura de avispa con estos 5 ejercicios.

Ejercicios para reducir la cintura, el “hooping”: uno de los ejercicios para reducir la cintura y cadera más eficaces y divertidos que existen es el hooping o el clásico aro. El uso del aro como técnica de adelgazamiento está de moda y, lo que es más importante, es un ejercicio divertido. Mejora nuestra salud cardiovascular e incluso nuestra coordinación motora. Fortalece los músculos abdominales y moldea la cintura.

Ejercicios para reducir cintura y caderas con pelota de pilates: las pelotas de pilates son económicas y versátiles. Túmbate en el suelo o sobre una superficie firme. Sitúa a tus pies la pelota de pilates y coloca sobre ella las piernas, manteniendo el equilibrio y con la cintura alzada. Aguanta en esta posición durante dos minutos. Descansa 5 minutos y vuelve a repetir el ejercicio.

Ejercicio de resistencia abdominal: requiere un poco más de fuerza de voluntad, pero va a ayudarte a fortalecer los músculos y a reducir grasa abdominal. Siéntate en el suelo y eleva las piernas como ves en la imagen, como si hicieras un “4” con tu cuerpo. Ahora, lleva las manos al cuello e intenta incorporarte. Intenta mantener esta posición durante 15 segundos. Repite este ejercicio entre 5 y 10 minutos.

Reduce cintura y cadera con ejercicio diario.

Ejercicio de resistencia y elasticidad: realízalo siempre y cuando no tengas una lesión de espalda o un problema en las rodillas. Siéntate sobre una superficie plana y lleva muy poco a poco tu rodilla derecha contra tu pecho para, después, pasar el pie a la cadera contraria. Si ves que no te es posible, llega hasta el punto que tus piernas te permitan. Repite lo mismo con la otra pierna.

Cabeza alta, espalda recta y pierna arriba: es sencillo y relajante, funciona como cierre de la presente rutina de ejercicios. Ponte “a cuatro patas” sobre el suelo y alza una pierna lo más alto que puedas manteniendo esa posición durante 10 segundos. Mantén también la espalda armónicamente para que no te ocasione ninguna molestia ni sufrimiento. Repite lo mismo con la otra pierna, y repite este ejercicio durante, al menos, 5 minutos.

Maria Laura Lago

Locutora Integral de Radio y Televisión egresada en el Instituto Eter. Estudiante de la Tecnicatura en Periodismo Digital en la Universidad Nacional de Mar del Plata. Community Manager. Docente en Nivel Secundario.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias