Aire libre

Running e hidratación: Consejos para ejercitar en climas cálidos

En el running la hidratación es un tema capital que concentra el interés de sus practicantes profesionales y aficionados, por tanto, es necesario asegurarse de beber suficiente agua antes de correr y si la carrera se prolonga o el clima es cálido, es fundamental hidratarse en el transcurso de la carrera.

Running e hidratación: Consejos para ejercitar en climas cálidos
Running e hidratación: Consejos para ejercitar en climas cálidos

Pese a lo que dicta el viejo adagio somos más líquido que polvo y eso se debe a que el cuerpo humano está integrado en su mayoría por agua. El vital líquido supone el 85 por ciento de la sangre, un cuarto de la masa ósea y algo que debería interesar mucho a las personas fitness: el agua integra el 80 por ciento de la masa muscular. La hidratación es por tanto una actividad fundamental para la salud y que debe construirse sorbo a sorbo y hora con hora, durante todos los días de nuestra vida.

El running y la hidratación es un tema capital

En el caso del running la hidratación es un tema capital que concentra el interés de sus practicantes profesionales y aficionados, por tanto, es necesario asegurarse de beber el agua suficiente antes de correr. Mientras se corre se debe obedecer a la sed y eso significa ingerir alrededor de 6 a 8 onzas de líquido para los corredores que superan un ritmo de 8 minutos por milla, y de 4 a 6 onzas de líquido cada 20 minutos para aquellos que corren más lento.

En los entrenamientos que superen los 90 minutos de duración la ingesta de líquidos debe incluir una bebida deportiva con electrolitos para reemplazar el sodio y otros minerales por la sudoración. Es muy importante rehidratarte también con agua o una bebida deportiva después de la carrera. Si la orina es de color amarillo oscuro después de correr se está deshidratado y es necesario incrementar la rehidratación. Cuando la orina es del color de una limonada clara el nivel de hidratación es el adecuado.  

Algunos runners no beben durante sus carreras porque no tienen acceso al agua al correr al aire libre. Una forma de solucionar este problema es correr con una botella de agua de mano o un morral de hidratación hecho específicamente para corredores. Si portar agua durante la carrera no es una alternativa se debe planificar el recorrido, de modo que en algunos puntos relativamente equidistantes del mismo existan fuentes de agua o al menos botellas de agua que faciliten la hidratación.  

Si las condiciones medioambientales son muy cálidas y húmedas el mantenerse suficiente hidratado puede ser cuesta arriba. Correr en esas condiciones hace aconsejable el hacerlo bajo techo o al menos reducir las distancias o la intensidad del entrenamiento, para así mantenerse seguro mientras se ejercita en esas circunstancias extremas. La hidratación en esos casos es vital, por decir lo menos. En la ausencia de bebidas hidratantes se puede preparar su propia bebida rehidratante al agregar 4 cucharadas de jugo de limón, un par de pizcas de sal y 2 cucharadas de miel a 16 onzas de agua. 

Más Noticias

Más Noticias