Alimentación

2 formas de sacarle partido a las semillas de lino para adelgazar

¿Sabías que la semilla de lino es considera un auténtico quema grasa? Estas dimunitas semillas aportan una cantidad importante de fibra dietética que produce una sensación de saciedad y reduce el apetito. En las siguientes líneas te mostramos cómo consumirla para perder peso.

2 formas de sacarle partido a las semillas de lino para adelgazar
2 formas de sacarle partido a las semillas de lino para adelgazar

La semilla de lino, también conocida como linaza, es un básico en las dietas de pérdida de peso, todo gracias a su importante aporte de fibra dietética, soluble e insoluble, la primera favorece la proliferación de bacterias buenas en el intestino que mejoran el metabolismo y la segunda produce una capa viscosa al entrar en contacto con el agua que regula el tránsito intestinal y aumenta el volumen de las heces.

La semilla de lino contiene Omega-3, Omega-6 y Omega-9

Su acción de limpieza del colón hacen de esta diminuta semilla un auténtico quema grasas, como se demostró en una investigación de la Universidad de Copenhague publicada en la revista Nutrion & Metabolism, en la que además se evidenció que tanto las semillas como el aceite de lino favorecen la expulsión de la grasa que podría quedar acumulada y ser absorbida por el organismo mediante los residuos.

La semilla de lino, al igual que la chía y la quinua, es considerada un superalimento, por lo que su consumo ha crecido en los últimos años debido a su alto contenido de ácidos grasos Omega-3, Omega-6 y Omega-9; a su imporante aporte de minerales como hierro, fósforo, manganeso, magnesio, potasio, además de vitaminas E y del grupo B. 

Para mejorar el tránsito intestinal puede consumir semillas de lino enteras o maceradas en agua, una buena opción es remojar una cucharada de linaza en una taza de agua durante ocho horas, para luego consumir el líquido en ayuna. Pero si lo que buscas es quemar grasa y perder peso, te presentamos dos opciones para disfrutar de los beneficios de este maravilloso superalimento.

Agua de semillas de lino

Vierte el agua en una olla y lleva a la estufa a fuego medio. Cuando el líquido alcance el punto de ebullición agrega las semillas de lino y deja hervir por tres minutos. Transcurrido el tiempo retira del fuego, tapa la olla y deja reposar por tres minutos más hasta enfriar. Retira las semillas con la ayuda de un colador antes de verter el líquido en una jarra de vidrio. Agrega el zumo de limón y reserva en la nevera para beber un vaso al día en ayunas.

Batido verde con linaza

Comienza picando la manzana por la mitad para extraer las semillas y el corazón, luego corta en pequeños trozo y deposita en el vaso de la licuadora junto con las semillas de lino y el agua. Procesa a velocidad media o hasta conseguir una preparación homogénea sin grumos. Sirve en un vaso, endulza con la miel y consume en ayuna para aprovechar todas las propiedades.

Más Noticias

Más Noticias