Alimentación

2 sencillas recetas con huevo ricas en proteínas para el desayuno

Preparar estas recetas con huevo te tomará menos de 15 minutos. Son deliciosas y muy económicas, por lo que son perfectas para el desayuno. Cambia tu forma de comer huevo a partir de este momento.

2 sencillas recetas con huevo ricas en proteínas para el desayuno
2 sencillas recetas con huevo ricas en proteínas para el desayuno

El huevo además de ser una proteína de fácil acceso, es uno de los alimentos más completo que existe, pues contiene una gran cantidad de nutrientes que le permiten por sí mismo dar origen a un ser vivo completo. Dado su increíble contenido nutricional, que incluye vitaminas A, D, E y K, fósforo, selenio, hierro y zinc, te presentamos dos sencillas recetas con huevo muy fáciles de preparar para el desayuno. 

Tostada con pesto y huevo

Tostada con pesto y huevo

¿Cómo se prepara?

Lo primero que debes hacer es preparar el pesto, para ello dispón en la licuadora o en la procesadora de alimentos el diente de ajo pelado, la albahaca, el perejil previamente lavado y los piñones. Procesa a velocidad media y mientras lo haces incorpora poco a poco el aceite hasta que todos los ingredientes se integren en una pasta cremosa. En este punto sólo resta agregar el queso rallado y salpimentar a tu gusto. 

Una vez listo el pesto, cuece el huevo en una olla con abundante agua entre cinco (5) a ocho (8) minutos, procurando que la yema quede semi cocinada. Deja enfriar para descascarar con seguridad y luego corta en rebanadas. Tuesta las rebanadas de pan por ambos lados, después cubre con una porción de la crema de pesto y por último coloca unas rebanadas de huevo. 

Huevos benedictinos

Huevos benedictinos

Salsa holandesa

¿Cómo se prepara?

Comienza preparando la salsa holandesa, para ello derrite la mantequilla en un sartén a fuego medio sin remover. Cuando la manteca esté lista retira de la estufa y desecha la espuma blanca. En un recipiente aparte, bate las yemas e incorpora poco a poco la mantequilla con una cuchara, sin dejar de batir. Inmediatamente incorpora el zumo de limón y la sal, y continúa batiendo hasta conseguir una consistencia similar a la de la mayonesa.

Pon a hervir agua, con una pizca de sal y vinagre en una olla profunda a fuego medio. Cuando el líquido alcance el punto de ebullición, revuelve con un tenedor de manera circular para formar un remolino. Una vez hecho esto, casca el huevo, vierte en el centro del remolino y deja cocer por espacio de tres minutos, tiempo durante el cual deberás seguir agitando el agua lentamente.

Extrae el huevo con la ayuda de un cucharón perforado para escurrir todo el líquido. Sirve sobre una pieza de pan previamente tostada por ambas caras, acompañada de una rebanada de jamón. Cubre el huevo escalfado con una porción de la salsa holandesa y decora con unas hojita de perejil.

Más Noticias

Más Noticias