Alimentación

Así puedes preparar cuscús de coliflor con muy pocas calorías

Comer sano no es sinónimo de aburrido y esta receta de cuscús de coliflor es perfecta para variar las típicas preparaciones con vegetales, gracias a su exótica combinación de sabores. ¿Te animas a probarla?

Así puedes preparar cuscús de coliflor con muy pocas calorías
Así puedes preparar cuscús de coliflor con muy pocas calorías

El cuscús es un alimento 100% de sémola de trigo duro y buena parte de su popularidad radica en sus propiedades nutricionales, en esta ocasión te mostramos cómo preparar cuscús de coliflor, una opción mucho menos calórica si se toma en cuenta que en cada 100 gramos de coliflor encontramos 25 kilocalorías y 3 gramos de fibra, que representa el 10% de nuestras necesidades diarias.

Aprende a preparar cuscús de coliflor

Este cuscús de coliflor además de ser una excelente opción para mantener a raya tu peso, es un alimento muy completo pues contiene gran parte de las vitaminas y minerales esenciales para el organismo como ácido fólico (14%), ácido pantoténico (7%), fósforo (4%), manganeso (8%), magnesio (4%) y potasio (9%) en cada 100 gramos.

¿Qué necesito?

¿Cómo preparar cuscús de coliflor?

Lo primero que debes hacer es separar las ramas de los tallos y a su vez del tronco central del coliflor. Lava en una solución de agua y vinagre para deshacerte de todas las impurezas. Con la ayuda de una picadora, trituradora o un rallo manual, procesa el coliflor para conseguir una textura similar a la sémola de cuscús tradicional.

Ahora corta en trozos muy pequeños la cebolla, la zanahoria, el apio, el poro y el pimiento. Saltea en un sartén caliente con aceite de oliva a fuego medio durante dos minutos, cuidando de que no pierdan su rigidez, para luego incorporar el coliflor rallado con un poquito de sal. Deja sobre la estufa por un par de minutos más sin dejar de remover.

Cuando el cuscús de coliflor esté listo, sirve en un plato y decora con un poco de perejil y cebollín finamente cortados. Este plato puede consumirse solo o como acompañante de una pieza de pollo o carne a la plancha. Una vez a temperatura natural puedes guardarlo en la nevera para consumir al día siguiente.

Más Noticias

Más Noticias