Alimentación

Avena: El cereal que se labró un lugar entre los superalimentos

La avena, ese discreto desayuno que consumimos algunas mañanas, posee propiedades que justifican su ascenso al altar de los superalimentos. Su facultad nutricional más brillante radica en su elevado contenido de proteínas, que la convierten en un eventual sustituto de la carne y otros productos animales.  

Avena: El cereal que se labró un lugar entre los superalimentos
Avena: El cereal que se labró un lugar entre los superalimentos

La avena es uno de los comestibles cotidianos que sorprende por su inclusión en la misma lista en la que se encuentran la espirulina, la quinua, la linaza, la almendra, el pescado, entre otros productos que han sido elevados al altar de los superalimentos, una venerada categoría que atrae cada vez más la atención de los deportistas y personas fitnes.

100 gramos de avena contiene 12 gramos de proteína

En el caso de la avena existen justificadas razones para colocar a este alimento en el renglón más elevado de la escala nutricional. La avena es uno de los cereales más consumidos a escala global y es el séptimo más cosechado de todos. Su producción total mundial alcanza las 21 millones de toneladas, que se destinan no sólo al consumo humano sino también al animal.

La avena siempre ha sido considerada como uno de los alimentos más sanos que existen, incluso antes de su ascenso al renglón de los superalimentos. Su mayor beneficio viene dado por su elevado contenido de proteína vegetal. Se calcula que por cada 100 gramos de avena esta contiene casi 12 gramos de proteína, una de las proporciones más altas del mundo vegetal. 

Los cereales por lo general destacan por su aporte de fibra y carbohidratos, pero no tanto por su contenido proteico, lo que sí sucede en el caso de la avena, que incluso puede llegar sustituir a las distintas carnes y productos animales en el suministro mínimo diario de proteínas que requiere nuestro cuerpo. 

La avena también es ideal como sustituto del pan en los desayunos, al cual triplica en su contenido de fibra, elemento que además es importante para la salud gastrointestinal y posee un poderoso efecto saciante, que disminuye el apetito y la ansiedad, incidiendo en una mejora del control del peso corporal.  

La avena además aporta al organismo una cantidad relevante de grasas insaturadas, fibra, zinc, hierro, fósforo, calcio, magnesio y potasio, estos tres últimos minerales contribuyen a la regeneración del sistema muscular y el óseo.

Más Noticias

Más Noticias