Alimentación

Consiente el paladar y cuida tu peso con este mousse de mango sin azúcar ni huevo

Si te gustan las preparaciones dulces, pero estás a dieta, no te preocupes, este mousse de mango sin azúcar ni huevo es perfecto para ti, pues tiene muy pocas calorías y está hecho con ingredientes saludables, que lo convierte en un postre ligero y sin remordimiento.  

Consiente el paladar y cuida tu peso con este mousse de mango sin azúcar ni huevo
Consiente el paladar y cuida tu peso con este mousse de mango sin azúcar ni huevo

El mousse es una de las preparaciones más conocidas de la pastelería francesa. Aunque regularmente se prepara con huevo, ingrediente que le da esa textura esponjosa, en esta ocasión te presentamos una versión mucho más ligera, sin huevo ni azúcar, pero igual de deliciosa, con ingredientes naturales como el mango y el yogur, que aportan una gran cantidad de nutrientes.

Así puedes preparar un mousse de mango light

Esta receta de mousse de mango combina las propiedades de esta increíble fruta; sabías que una pieza de 200 gramos contiene la cantidad recomendada de vitamina C y A para un adulto. Si a lo anterior se suman las propiedades del yogur, que aporta al organismo calcio, zinc, fósforo, magnesio y potasio, minerales esenciales para la salud ósea y muscular, el resultado es más que delicioso. 

¿Qué necesitas?

¿Cómo se prepara?

Lo primero que debes hacer es hidratar la gelatina sin sabor. Vierte el agua templada en un recipiente de plástico y luego incorpora la gelatina en polvo, esparce de manera uniforme sobre el líquido y después disuelve con un tenedor cuidando de que no se formen grumos. Transcurrido cuatro minutos, la textura se tornará considerablemente densa lo que significa que la gelatina se hidrató correctamente.

Cumplido con el primer paso, ahora pela y corta el mango en trozos. No prestes atención a su tamaño, pues debes procesar la pulpa en la licuadora hasta conseguir una preparación homogénea. Una vez hecho esto, pasa por un colador para asegurarte que no haya grumos. Regresa el colado de mango a la licuadora para procesar nuevamente con el yogur por unos segundos más.

Luego de hidratada la gelatina, lleva a baño de María y mezcla con la leche de almendras. Asegúrate que la leche esté tibia para que ambos ingredientes se integren con mayor facilidad. Transcurrido dos (2) minutos, retira la preparación del fuego, vierte en el vaso de la licuadora junto al mango y procesa nuevamente hasta conseguir una consistencia cremosa, semejante a la de un flan.

Dispón el mousse de mango en el envase que hayas dispuesto para reservar. Una vez servido, deja reposar en la nevera entre dos (2) a tres (3) horas para que se asienten los sabores y su textura se torne aún más esponjosa. Al momento de servir, si así lo deseas, puedes decorar con unas hojitas de menta o hierbabuena y trocitos de mango.

Más Noticias

Más Noticias