Alimentación

Este alimento es ideal para perder peso y poner freno al hambre permanente

Recientemente un equipo de investigadores descubrió que existe un vínculo estrecho entre el azúcar en sangre y el apetito, un nexo que daría respuesta al porqué algunas personas tienen hambre permanente. El consumo de una fruta podría poner freno a este fenómeno, favoreciendo el control del peso corporal. 

Este alimento es ideal para perder peso y poner freno al hambre permanente
Este alimento es ideal para perder peso y poner freno al hambre permanente

La sensación de hambre permanente, pese a haber ingerido suficientes alimentos, es una de las razones que conducen a una mayor ingesta y al descontrol en el horario de las comidas, unos condicionantes clásicos del incremento del peso corporal. Existen diversos factores que influyen en la percepción de la saciedad, suficiente o no, que producen los alimentos.

La sandía contiene más del 90% de agua

Recientemente un equipo de investigadores de universidades de varios países descubrieron que existe un vínculo estrecho entre el azúcar en sangre y el hambre permanente, un nexo que daría respuesta al porqué algunas personas tienen apetito todo el tiempo. El estudio estableció con certeza que los niveles de glucosa en sangre se relacionan estrechamente con el hambre permanente, la ingesta de calorías y en última instancia el incremento del peso.  

Los conocimientos obtenidos gracias a esa investigación tienen el potencial de facilitar a muchas personas el entendimiento de sus propias dinámicas corporales, con miras a controlar el hambre permanente, regular su peso y en definitiva la mejora de la salud, pues tan solo unos cientos de calorías adicionales cada día pueden sumar varios kilos de aumento de peso en  un año.

Una alternativa ideal para incrementar la saciedad y disminuir así la ingesta entre comidas se encuentra en el consumo de alimentos voluminosos y que pese a ello poseen una carga calórica menor como la sandía, una fruta que debe sus grandes dimensiones a su elevado contenido de agua, que sumado a sus azúcares naturales pueden lograr disminuir el apetito e incrementar la sensación de saciedad, eliminando tras su consumo el hambre permanente.      

La sandía contiene más del 90% de agua, con muy pocos carbohidratos provenientes de la fructosa que representan un valor calórico de un 15% aproximadamente. Esta fruta posee un sabor exquisito muy dulce que calma la ansiedad por comer y pone un cese al hambre permanente, logrando así frenar la espiral del incremento del peso y posteriormente incidir en la pérdida del mismo.  

Más Noticias

Más Noticias