Alimentación

Hummus de remolacha, una pasta fácil de preparar para sumar nutrientes a tu dieta

Esta versión del tradicional hummus de garbanzo a base de remolacha además de llamativa es muy saludable, gracias a las increíbles propiedades de esta hortaliza fuente de betaína, que reduce la fatiga muscular, mejora el rendimiento y reduce la inflamación en los músculos después de una rutina de entrenamiento.

Hummus de remolacha, una pasta fácil de preparar para sumar nutrientes a tu dieta
Hummus de remolacha, una pasta fácil de preparar para sumar nutrientes a tu dieta

El hummus es uno de los platos de la gastronomía de Oriente Medio más populares en el mundo. Esta crema elaborada con garbanzos cocidos, pasta tahini, ajo, limón y aceite de oliva, es una excelente opción para untar o como guarnición. Esta versión que te proponemos, a base de remolacha es mucho más nutritiva y saludable, debido a su increíble contenido nutricional.

Hummus de remolacha

La remolacha es rica en fibra, baja en grasas y es fuente de vitaminas B, A y C, además esta hortaliza de fácil acceso contiene carotenoides, sodio, calcio, cobre, zinc, magnesio, fósforo y potasio, que aumentan la fuerza muscular, mejora el rendimiento deportivo y reduce la fatiga muscular en el caso de los atletas de alto rendimiento.

¿Qué se necesita?

¿Cómo se prepara?

Lo primero que debes hacer es cocinar los garbanzos y la remolacha. Dispón los granos en una olla con abundante agua y cuece a fuego medio por espacio de dos (2) horas o hasta que los garbanzos estén blandos. En el caso de la remolacha te recomendamos cocinar en el horno  a 200°C durante 30 minutos o hasta que estén tiernas, asegúrate de envolver en papel aluminio para evitar que se queme la piel.

Una vez cocidos y escurridos los garbanzos, deposita en el procesador de alimentos o en el vaso de la licuadora junto con la remolacha pelada y cortada en pequeños cubos, los dientes de ajo pelados, las hojas de hierbabuena, la canela, el comino, el zumo de limón, el aceite y la pizca de sal.

Procesa todos los ingredientes a velocidad media hasta conseguir una pasta homogénea sin grumos, con una textura similar a la de un puré. Vierte en un recipiente, espolvorea unas cuantas semillas de sésamo por encima y un chorrito de aceite de oliva virgen extra. En caso de que te sobre una porción de hummus de remolacha, reserva en un envase con tapa hermética en el refrigerador. 

Más Noticias

Más Noticias