Alimentación

Melón, la más refrescante y deliciosa forma de nutrirse

El melón ofrece una lista de bondades todas muy saludables que se suman a su exquisito sabor, precio económico, abundante pulpa y flexibilidad en la gastronomía. Sus vitaminas y minerales son un gran complemento para una correcta alimentación.  

El melón también ofrece algunas posibilidades en la gastronomía.
El melón también ofrece algunas posibilidades en la gastronomía.

El melón es una de las frutas más convenientes de integrar a la alimentación de los deportistas y personas fitness, pues contiene una serie larga de beneficios contenidos en su abundante y exquisita pulpa, que además de su agradable sabor está llena de vitaminas y minerales ideales para potenciar una excelente nutrición y que además son una alternativa deliciosa de hidratación.

Esta fruta originaria de la cuenca del río Nilo se ha extendido a muchos lugares del mundo y de la que ahora se derivan variedades que presentan colores y texturas distintas en su piel y en el color de su carne. Su exterior puede ser verde, blanco o amarillo y su textura lisa, reticulada o rugosa. Pese a sus diferencias todas las presentaciones del melón coinciden en ofrecer un aporte alimenticio sustancioso. 

El valor nutricional de 100 gramos de melón ilustran sus beneficios. En primer lugar es de destacar su elevado porcentaje de agua que equivale al 80% de la masa de esa porción de la fruta. El resto se reparte en un 1 gramo de fibra, un aproximado de apenas 36 calorías, un rico aporte en vitamina C de 18 miligramos, 228 miligramos de potasio y un aporte variable de provitamina A, betacarotenos, magnesio y calcio.

Este contenido nutricional del melón posee múltiples bondades. Entre ellos el cuidado de la piel, ojos y mucosas, la protección cardiovascular, la prevención del cáncer, la hidratación, su carácter antioxidante y de protección del colágeno, protección de riñones, es bajo en azúcares, tiene efecto diurético, ayuda a perder el peso, es un alimento saciante y posee cualidades laxantes.

El melón también es una fruta que ofrece algunas posibilidades en la gastronomía, no sólo en su consumo en trozos o rebanadas o los jugos o malteadas hechos a partir del licuado de su pulpa, sino en opciones más elaborados como ensaladas o como contorno de platos principales (pavo y langostinos), cócteles y el muy español melón con jamón, que combina esta rica fruta con el exquisito jamón serrano. 

Más Noticias

Más Noticias