Alimentación

Smoothie bowls: 2 recetas saludables para darle sabor a tus desayunos

Si estás cansada del menú de siempre, aprende a preparar estos dos deliciosos smoothie bowls en menos de cinco minutos. Lo mejor de todo es que puedes incluir los ingredientes que más se ajusten a tus requerimientos nutricionales.

Smoothie bowls: 2 recetas saludables para darle sabor a tus desayunos
Smoothie bowls: 2 recetas saludables para darle sabor a tus desayunos

Seguro has oído hablar de los smoothie bowls. Como su nombre lo indica es un smoothie servido en un tazón en lugar de un vaso, pero mucho más espeso que el tradicional batido, acompañado de un toppings de frutas, semillas, cereales y frutos secos, que le aporta una textura mucho más atractiva para el paladar. Si aún no te has unido a esta moda, te compartimos dos recetas de smoothie bowls perfectas para el desayuno. 

Un truco para que tu smoothie bowl quede mucho más cremoso es procesar las frutas completamente congeladas, también puedes optar por agregar menos cantidad de líquido del acostumbrado, pero en caso de que prefieras una consistencia menos densa, puede mantener la receta original.

Smoothie bowl de fresas

Smoothie bowl de fresas

¿Cómo se prepara?

Para conseguir esa textura cremosa característica de este tipo de preparaciones, congela las fresas desde la noche anterior, para ello debes lavar las frutas con abundante agua, retirar tallos y hojas, cortar por la mitad y reservar en una envase de plástico con tapa o en una bolsa ziploc. Procesa las fresas, el plátano y el yogur bien frío en la licuadora hasta conseguir una consistencia parecida al helado. Dispón en un bowl y decora a tu gusto con las fresas y el plátano cortado en rodajas, los frutos secos troceados, la granola y las semillas de chía.

Smoothie bowl de arándanos

Smoothie bowl de arándanos

¿Cómo se prepara?

Cómo te explicamos en la receta anterior, antes de preparar este smoothie bowl refrigera los arándanos y los plátanos desde la noche anterior o cinco horas antes de procesar para que estén completamente congelados. Cumplido con este paso, procesa en la licuadora las frutas congeladas, los dátiles, la mantequilla de maní y la leche, hasta conseguir una crema homogénea sin grumos. Vierte en un bowl y decora con el plátano cortado en rodajas, los arándanos, la granola, la avena, la linaza, el coco y las almendras. 

Más Noticias

Más Noticias