Crossfit

Handstand push up: Cómo hacer una flexión de cabeza con todas las garantías

Suspender el cuerpo boca abajo para hacer una flexión de brazos requiere de un esfuerzo superior. En las siguientes líneas te compartimos las claves para hacer una flexión de cabeza o Handstand push up de manera segura para aumentar la fuerza, mejorar el equilibrio y fortalecer el core.

Handstand push up o flexiones de cabeza: Cómo hacer este ejercicio de CrossFit con todas las garantías
Handstand push up o flexiones de cabeza: Cómo hacer este ejercicio de CrossFit con todas las garantías

Las Handstand push up es uno de los ejercicios calisténicos más recurrentes en los entrenamientos de CrossFit. Su objetivo, como muchos otros movimientos gimnásticos, es mejorar el equilibrio, la coordinación y la agilidad, desarrollar fuerza, resistencia muscular y aumentar el control corporal al realizar una flexión de brazos en posición vertical invertida.

Handstand push up o flexiones de cabeza

Las flexiones invertidas, flexiones verticales o flexiones de cabeza, como también se le llama a este ejercicio, estimula diferentes grupos musculares como el deltoides, tríceps, trapecio y antebrazos y en menor medida los abdominales, erectores espinales y glúteos, formando una línea recta desde las muñecas hasta los tobillos.

¿Cómo hacer flexiones de cabeza?

Si estás iniciando en el CrossFit, una forma segura de hacer las handstand push up es colocar los pies contra una pared o sostenidos por un compañero para tener mayor equilibrio y reducir la dificultad, pero en su versión más compleja este ejercicio se realiza sin ningún tipo de soporte, únicamente apoyando las palmas de las manos en el suelo. 

Para hacer una flexión de cabeza con todas las garantías, ubícate cerca de una pared para apoyar los pies. Coloca las manos en el suelo, a una distancia de separación por encima del ancho de los hombros. Con los brazos extendidos ponte en posición vertical mediante la contracción del abdomen y los glúteos. 

Una vez adoptada una posición de pino correcta, flexiona los codos para descender la cabeza lo más cerca del piso sin llegar a tocarlo. Cuando hayas alcanzado la profundidad deseada, extiende los brazos para regresar a la posición inicial y repetir nuevamente. Durante la ejecución del movimiento evita rotar las muñecas hacia afuera o hacia dentro para evitar lesiones.

Variante

En caso de que desees aumentar el rango de movimiento o el nivel de dificultad de este ejercicio, coloca las manos sobre unos cajones, una silla o cualquier otro soporte elevado del suelo, para descender la cabeza por encima del nivel de las manos, procurando que la espalda no se arquee durante el descenso ni en el ascenso.

Más Noticias

Más Noticias