Ejercicio en casa

Electroestimuladores: ¿Fitness para flojos o training complementario?

Los electroestimuladores deportivos son unos artilugios de creciente sofisticación que pueden ser beneficiosos para las personas fitness sin sudar en el gimnasio, un efecto que sus defensores llaman “ejercicio pasivo”, aumentando el tono de los músculos, su resistencia, fuerza y volumen.      

Electroestimuladores: ¿Fitness para flojos o training complementario?
Electroestimuladores: ¿Fitness para flojos o training complementario?

En opinión de algunos la irrupción de la tecnología ha avanzado hasta el punto de lograr algo que antes se creía imposible: lucir una musculatura desarrollada y bien definida sin machacarse en el gimnasio e incluso teniendo una dieta sin el adecuado equilibrio de proteínas, carbohidratos, grasas saludables, vitaminas y minerales.

Electroestimuladores deportivos

Ese presunto recurso mágico que puede obrar maravillas en el cuerpo de los sedentarios existe en la forma de los electroestimuladores deportivos, unos artilugios de creciente sofisticación que sin duda pueden resultar beneficiosos para las personas fitness. Usados en sus principios como parte del arsenal de los fisioterapeutas, los electroestimuladores también tienen una comprobada utilidad en el campo del entrenamiento físico.

Los electroestimuladores deportivos se basan en la técnica de provocar contracciones musculares a partir de estímulos eléctricos, con la finalidad de conseguir un resultado relativamente similar al que se obtendría al realizar ejercicios e incluso levantar pesas. Estos aparatos dotados de electrodos se colocan en la zona del cuerpo que se aspira mejorar logrando un efecto que sus defensores llaman “ejercicio pasivo”, aumentando el tono de los músculos, su resistencia, fuerza y volumen.      

Entre las ventajas para la salud y apariencia que se obtienen con el uso de los electroestimuladores se encuentran su incidencia en la prevención de la atrofia y las contracturas musculares, el potenciar los músculos en varios sentidos, su uso en terapias de disminución del dolor, la mejora en la estabilidad articular y permiten el entrenamiento muscular más profundo sin generar una sobredemanda del sistema nervioso.

Pese a sus beneficios los electroestimuladores no son la solución para quienes pretenden ponerse en forma viendo la TV. Si bien estos artilugios pueden mejorar la salud muscular en general, quienes aspiran incrementar su volumen exclusivamente a través de esta técnica nunca obtendrán mejores resultados que aquellos quienes prefieren el ejercicio convencional y el trabajo con peso. Una desventaja notoria de esta alternativa para ejercitar es su inconveniencia para las personas epilépticas, con marcapasos, tumores y trasplantes.    

Más Noticias

Más Noticias