Famosos

Andrew Lincoln: El lado fitness del comisario de The Walking Dead

A pesar de su esfuerzo por dejar atrás The Walking Dead no cabe duda que Andrew Lincoln pasó a ser otro tras la famosa serie, no sólo en el plano profesional sino también en el físico, pues el actor se hizo un hombre mejor musculado con el avance de su personaje con cada temporada.

Andrew Lincoln: El lado fitness del comisario de The Walking Dead

El inglés Andrew Lincoln, quien dió vida al comisario exterminador de zombies Rick Grimes en The Walking Dead durante 9 temporadas, decidió hace ya más de dos años finalizar su trabajo en la serie de televisión para desarrollar otros proyectos, buscando evitar su encasillamiento actoral en el personaje postapocalíptico. 

Andrew Lincoln

Antes de The Walking  Dead ya Andrew Lincoln era conocido en su país como la voz de muchos comerciales y documentales. Su rostro se hizo conocido en la serie británica This Life y su consagración en el mercado inglés al estelarizar la comedia dramática Teachers. Posteriormente realizó otros roles en televisión y las películas Human Traffic y Love Actually, entre otras producciones.

La filmografía Andrew Lincoln es amplia y diversa pero en los ocho años que estuvo dedicado a The Walking Dead fueron escasos sus trabajos paralelos. Allí una de las razones para dejar el seriado. El año 2019 el actor fue seleccionado para integrar el reparto de la adaptación del bestseller literario Penguin Bloom, el primer reto para superar su pasado como líder de los restos de una humanidad postapocalíptica.

Pese a su esfuerzo por dejar atrás The Walking Dead no cabe duda que Andrew Lincoln pasó a ser otro tras la famosa serie, no sólo en el plano profesional sino también en el físico, pues durante el desarrollo de la misma experimentó una evolución de su complexión, pasando a ser poco a poco un hombre mejor musculado con el paso de las temporadas.

El actor siempre fue un amante del running, que fue la mayor parte del tiempo casi su único vínculo con el mundo fitness. Su ingreso a The Walking Dead demandó de una mejor musculatura, por lo que Andrew Lincoln dejó las carreras y los excesos en carbohidratos de un lado para entrenarse con pesas libres y movimientos compuestos, buscando una maximización de los resultados, que se hicieron cada vez más notorios con el avance de la serie.

Más Noticias

Más Noticias