Famosos

Gal Gadot y el entrenamiento que le llevó a convertirse en la Wonder Woman

Encarnar a una de las más antiguas superheroínas requirió de muchas horas semanales de gimnasio durante medio año, una dieta estricta y en general un entrenamiento físico de mucha entrega para el cual Gal Gadot contaba con una excelente base, debido a su amor por los deportes y especial por su paso por el ejército israelí.

Gal Gadot y el entrenamiento que le llevó a convertirse en la Wonder Woman

La actriz israelí Gal Gadot es una prueba como la belleza y el talento se conjugan para crear especímenes de tanta gracia, inteligencia y atractivo que no pueden tener sino el éxito como destino seguro. La vida pública de la actual Wonder Woman no se inició precisamente en las tablas, sino en las pasarelas y frente a las cámaras, tras lograr ser la Miss Israel de 2004 y representar a su país en el Miss Universo.  

Gal Gadot ejercitó a diario durante 6 a 7 horas para convertirse en Wonder Woman

Aunque no logró entrar en el top de las finalistas del concurso de belleza, ese escenario fue la plataforma que la catapultó al punto de obtener contratos de modelaje con importantes marcas como Gucci o Huawei, entre otras firmas de renombre. La posterior llegada de Gal Gadot a Hollywood se dio de la mano de las series The Beautiful Life y Entourage, tras las cuales experimentó un franco ascenso al ser consuetudinaria de la saga Fast & Furious, que le dio la suficiente proyección para ascender al status de superestrella al obtener el papel de Wonder Woman en 2016, un rol que hasta el presente le sigue deparando grandes satisfacciones, aunque no pocos sacrificios, entre ellos el físico.

Su transición hasta llegar a la cima del cine para encarnar a una de las más antiguas superheroínas requirió de muchas horas semanales de gimnasio durante medio año, una dieta estricta y en general un entrenamiento físico de mucha entrega para el cual Gal Gadot poseía un excelente base, pues al ser modelo, amante de los deportes, hija de una profesora de educación física y en especial su paso de dos años por el ejército israelí, donde llegó a ser instructora de combate, le dieron el piso suficiente sobre el que edificar la disciplina con la que asumir un régimen físico y alimentario muy demandante.

La nutrición de la nueva Wonder Woman se basó en proteínas magras combinadas con verduras, las cuales complementaba con una abundante hidratación de hasta 3,5 litros de agua diarios, lo que le daba el margen suficiente para comer lo que fuera de su gusto con cierta frecuencia, sin excesos. La clave del programa nutricional de Gal Gadot fue asumir una ingesta consciente en la que el sentido común impida el incurrir en el descontrol y en sobrepasar los límites de las porciones.

En cuanto al plan de entrenamiento físico este se extendió por seis largos meses, en los cuales Gal Gadot ejercitó a diario durante 6 a 7 horas, con rutinas que alternaban las mancuernas con las maquinas y se mezclaban con prácticas frecuentes de espada, uso del escudo y equitación, como bien demanda el rol de Wonder Woman. Como complemento su planificación incluyó frecuentemente flexiones, dominadas, levantamiento de peso, sentadillas y saltos de longitud, todo un esforzado proceso que construyó la mujer maravilla que deleitó a millones en la pantalla.   

Más Noticias

Más Noticias