Noticias

Murió Lee Evans, doble campeón olímpico y emblema atlético del Black Power

El velocista estadounidense Lee Evans fue el primer hombre en bajar de los 44 segundos el récord mundial de los 400 metros planos y es especialmente recordado por ser uno de los atletas afroestadounidenses que demostró su solidaridad con sus hermanos de etnia al protestar contra la discriminación en el podio de los Juegos Olímpicos de Ciudad de México de 1968.

Murió Lee Evans, doble campeón olímpico y emblema atlético del Black Power
Murió Lee Evans, doble campeón olímpico y emblema atlético del Black Power

Falleció en Nigeria víctima de un derrame cerebral a la edad de 74 años el atleta estadounidense Lee Evans, doble campeón en los Juegos Olímpicos de la Ciudad de México en el año 1968 y uno de los mayores emblemas atléticos del movimiento Black Power, que protestó contra la discriminación en el podio de la cita olímpica. Evans fue además activista por los Derechos Humanos y un destacado entrenador en una veintena de países.

Lee Evans

Lee Evans fue el primer atleta en bajar de los 44 segundos el récord mundial de los 400 metros planos, al registrar un tiempo de 43:86, un crono que le hizo acreedor del oro en la cita olímpica de México y que se mantuvo vigente por 20 años. En el mismo evento el estadounidense volvió a ganar la presea de oro en el relevo de 4x400 metros, estableciendo otro récord del mundo que también estuvo en pie a lo largo de 23 años.

A la par de sus notables logros atléticos Lee Evans es recordado por pertenecer a la generación que popularizó y le dio sentido al mote “Speed City” que pasó a identificar en los años sesenta a la Universidad de San Jose State, de donde proviene Evans y en la que nunca llegó a perder una carrera , un grupo en que también estaban los velocistas Tommie Smith y John Carlos quienes junto a Lee Evans hicieron poco después historia deportiva y política sobre el tartán olímpico de Ciudad de México en 1968.

En el magno evento deportivo Tommie Smith ganó el oro en la distancia de los 200 metros siendo escoltado por John Carlos con el bronce. En la ceremonia de premiación Smith y Carlos decidieron solidarizarse con sus hermanos de etnia levantando un puño enfundado en un guante negro mientras se escuchaba el himno de los Estados Unidos de fondo, como un gesto de respaldo a las luchas contra la discriminación que encabezaban entonces el movimiento Black Power y el partido de las Panteras Negras, un instante que pasó a ser uno de los momentos más icónicos de la década. Como respuesta el Comité Olímpico Internacional expulsó a ambos atletas de la justa.

Ante lo sucedido Lee Evans, entonces con 21 años de edad, decidió en un primer momento no participar más en los juegos, pero fue disuadido por Tommie Smith y John Carlos quienes le convencieron de permanecer en competencia. Tras ganar en los 200 metros Evans fue advertido por los organizadores de no hacer lo mismo en la premiación, por lo que el atleta decidió protestar de otro modo, luciendo sobre su cabeza una boina negra, gesto que fue replicado por los otros dos integrantes del podio, también estadounidenses de origen africano.

Su legado de contribuciones al deporte y la lucha por la justicia social es indeleble y perdurable”, escribió en su cuenta de la red social Twitter el activista y figura de la comunidad afroestadounidense Harry Edwards, uno de los líderes más notables del Black Power, tras conocer el deceso del atleta. 

Más Noticias

Más Noticias