Noticias

Récord de la media maratón descalzo sobre nieve fue batido tres veces en semanas

Las nuevas cifras récords en la distancia de los 21 kilómetros, logradas en medio de heridas en los pies por estoicos atletas, aún no han sido homologadas por alguna federación. La contracción de la tortuosa marca en más de una asombrosa hora tendría explicación en la aparente facilidad de los circuitos.   

Récord de la media maratón descalzo sobre nieve fue batido tres veces en semanas
Récord de la media maratón descalzo sobre nieve fue batido tres veces en semanas

Una súbita bajada en espiral ha experimentado el récord de la media maratón descalzo sobre nieve y hielo en menos de un mes, una cifra que por 14 años permaneció inamovible desde que en 2007 el holandés Wim Hof, conocido con el alias de “El hombre de hielo”, estableciera la marca de 2:16:34 en un recorrido en Finlandia.

Media maratón descalzo sobre nieve

El primero en mejorar la cifra fue el runner y youtuber noruego Jonas Felde Sevaldrud, quien hace unas semanas logró bajar la marca en poco más de 30 minutos, al lograr un registro de 1:44:48 en un circuito que recorrió varias veces. Sevaldrud logró completar los 21 kilómetros en un segundo intento, luego de abandonar en una anterior ocasión debido a las heridas en sus pies.

La proeza lograda por Sevaldrud duró solo unas semanas pues el corredor de nacionalidad española y origen marroquí Karim El Hayani redujo la cifra en cuatro minutos, tras parar el cronómetro en 1:40:49. La nueva hazaña la estableció El Hayani a principios de mes en un lago cerca de la ciudad canadiense de Quebec, localidad en la que reside hace varios años. 

La hazaña del corredor español duró lo que un suspiro, ya que sólo unos días después la marca de la categoría volvió a ser batida, esta vez por el alemán Max Weigand, quien logró bajarla en nada menos que 28 minutos, al establecer el récord de la distancia en 1:12:38 en un circuito en Basilea, Suiza.

La tortuosa marca que se posa sobre unos pies desnudos lacerados, asentados a su vez sobre la nieve o el hielo, fue lograda en todos los casos en medio de ampollas, heridas y sangre, récords que no han sido homologados por algún organismo o federación internacional del sector, al menos hasta ahora.    

Una dificultad para lograr que alguna de estas recientes y asombrosas cifras sean aceptadas como la nuevas marcas de la distancia es la aparente disparidad existentes en los circuitos, pues no es lo mismo recorrer una y otra vez las orillas de un lago congelado hasta completar la distancia, que correr descalzo por una senda que se extiende a lo largo de un bosque montañoso congelado. Esta circunstancia le dan al récord de Wim Hof una durabilidad que se podría seguir extendiendo por varios años.  

Más Noticias

Más Noticias