Noticias

Récord mundial brutal: 42K arrastrando un auto de 1,5 toneladas

Durante ocho meses Corey Philpott entrenó en forma extrema para destronar a su héroe, el anterior recordman, a quien logró superar en más de una hora con su nuevo registro.El australiano ahora se propone completar un Ironman con una árbol de 45 kilos atado a su espalda.  

Récord mundial brutal: 42K arrastrando un auto de 1,5 toneladas
Récord mundial brutal: 42K arrastrando un auto de 1,5 toneladas

El pasado fin de semana el australiano Corey Philpott, de 23 años, rompió uno de los Récords Guinnes más asombrosos al arrastrar un auto de 1,5 toneladas a lo largo de 42 kilómetros y 195 metros, con un tiempo de 16 horas y 12 minutos, logrando mejorar el registro anterior en más de una hora.

La marca batida la estableció el británico Ross Edgley, quien en el año 2016 arrastró durante 17 horas y 26 minutos un auto del mismo peso por una distancia similar que completó a lo largo de un circuito de Fórmula Uno, una hazaña que inspiró a Philpott pero que nunca creyó poder superar.  

El ahora nuevo plusmarquista Corey Philpott expresó en su cuenta de Instagram que siempre le “pareció algo increíble”, pero nunca pensó “que estuviera lo suficientemente en forma o que tuviera el valor para lanzarme y decir que iba a intentar” superar a Ross Edgley, a quien consideraba entonces su héroe. 

Philpott expresó en su perfil de la red social que “una vez que vi un vídeo de Ross, salí al salón de mi casa donde estaban mis padres y les dije que en 2021 iba a completar el maratón más fuerte del año.” La pandemia no fue obstáculo para que el australiano cumpliera su objetivo. 

Una vez Philpott se trazó la meta de destronar al británico comenzó una rutina brutal que comenzaba en la madrugada, unas cinco horas antes de asistir en las mañanas a su trabajo formal. Su entrenamiento incluyó pesas, correr varias veces a la semana y practicar reiteradamente el arrastre del vehículo. 
 
Corey Philpott ya planea su nueva proeza: completar un triatlón Ironman con un árbol de 45 kilos atado a su espalda. El atleta entregó una parte del dinero recolectado por su hazaña a combatir el abuso sexual de menores y por ello entregó a la ONG ChildSafe Australia 30 mil dólares.  

Más Noticias

Más Noticias