Yoga

Anjaneyasana, quema grasa y tonifica el cuerpo con la postura de la Luna creciente

Esta postura además de favorecer el flujo de energía desde los dedos de los pies hasta los dedos de las manos, es perfecta para quemar muchísima grasa mientras tonificas buena parte de la musculatura del cuerpo. ¿Te atreves a practicar la postura de la Luna creciente?

Anjaneyasana, quema grasa y tonifica el cuerpo con la postura de la Luna creciente
Anjaneyasana, quema grasa y tonifica el cuerpo con la postura de la Luna creciente

Anjaneyasana es una asana de extensión que trabaja una gran cantidad de músculos al dibujar un arco con el cuerpo que se asemeja a la forma de la luna creciente. Esta postura, una de las más practicadas para tonificar el cuerpo, activa el cuarto chakra situado en el centro del pecho en la zona del plexo cardíaco, relacionado con la alegría, la compasión, la capacidad de dar y recibir amor, y de aceptarnos a nosotros mismos. 

Aprende a hacer la postura de la Luna creciente

Según la mitología hindú, Anjaneyasana debe su nombre a Anjana, un ser femenino sobrenatural de agua y nubes, nacida de la tierra como una princesa vanara. Anjana deseaba intensamente ser madre y sus oraciones fueron escuchadas por el Dios del viento Vayu, quien decidió ayudarla bendiciendo unos granos de arroz que envió con unos pájaros. Durante su ritual de oración diaria, Anjana levantó los brazos en dirección al cielo, abrió la boca para recibir la bendición de Dios, dejando caer en su interior los granos de arroz que le permitieron quedar embarazada.

Beneficios de hacer la postura de la Luna creciente

¿Cómo hacer Anjaneyasana?

Existen dos formas de adentrarse en esta postura, la primera es de pie, con las piernas separadas al ancho de las caderas, das un paso largo hacia atrás con la pierna derecha, flexionando la rodilla izquierda. Una segunda opción es sentado sobre una esterilla, luego arrodíllate con la pierna izquierda adelantada y ambas manos descansando sobre la pierna flexionada. 

Relaja todo el cuerpo, en especial los músculos de los brazos y hombros, para inclinar lentamente el tronco hacia delante mientras estiras completamente la pierna que quedó atrás, manteniendo todo el tiempo la cadera hacia abajo. Una vez en esta posición inhala y exhala profundamente para estirar los brazos hacia atrás de la cabeza con las palmas de las manos unidas. Arquea la espalda y mira hacia arriba para mantenerte así durante cinco respiraciones.

¿Quiénes pueden hacer Anjaneyasana?

Anjaneyasana es una asana muy compleja, debido a que el cuerpo adopta la posición de la luna creciente durante su ejecución, es por eso que su práctica está contraindicada en el caso de personas con problemas cardíacos. Quienes presentan molestias en el cuello, lo recomendables es llevar la mirada hacia el frente.

Más Noticias

Más Noticias