Yoga

Así puedes hacer Natarajasana, la postura del Señor de la Danza

Esta asana de yoga de nivel intermedio-avanzado puede resultar muy desafiante, ya que requiere de equilibrio, flexibilidad y estabilidad. Si aún no sabes cómo ejecutar la postura del Señor de la Danza, aprende a hacer Natarajasana.

Así puedes hacer Natarajasana, la postura del Señor de la Danza
Así puedes hacer Natarajasana, la postura del Señor de la Danza

Natarajasana es una de las asanas más icónicas de yoga, que simboliza el baile ancestral del dios supremo Shiva, al comienzo de cada ciclo de creación. Una postura que sin duda ayuda a cultivar la amplitud, la fuerza y la elegancia, pero también la paz, pues su espíritu está relacionado con el corazón y la conciencia plena.

Natarajasana o la postura del Señor de la Danza

La postura del Señor de la Danza, como también se le conoce, requiere de estabilidad para mantener el equilibrio sobre una pierna mientras se realiza una flexión hacia atrás, sin olvidar la comodidad, por lo que para fluir con integridad necesitarás estar en buena forma y contar con una estructura estable.

Beneficios de hacer Natarajasana

Cómo hacer Natarajasana

Partiendo de Tadasana, inhala profundamente para repartir equitativamente todo el peso cuerpo entre los dos lados de tus pies. Enfoca la mirada sobre un punto fijo para ayudarte a mantener el equilibrio durante toda la secuencia de movimientos subsiguientes. 

Desplaza lentamente todo el peso hacia la pierna izquierda, ahora exhala para flexionar la rodilla derecha en la medida en que despegas el pie del suelo, para elevar el talón hasta el glúteo y sujetar el tobillo por fuera con la mano derecha. Manteniendo en todo momento la pierna contraria firme para que sirva de soporte.

Inhala para empujar suavemente la pierna derecha hacia atrás y hacia arriba, de manera que el muslo quede paralelo al suelo. Inclina ligeramente el torso hacia delante para hacer contrapeso, manteniendo la zona del pecho abierta. Por último, levanta y extiende el brazo izquierdo hacia adelante, paralelo al piso. Una vez que hayas alcanzado Natarajasana, mantente así durante cinco respiraciones completas (inhala-aguanta-exhala) para regresar a la posición inicial.

Quiénes no pueden hacer Natarajasana

Aunque esta postura de nivel intermedio-avanzado comporta increíbles beneficios para la salud física y mental, su práctica está contraindicada en caso de sufrir de tensión arterial baja. Si por el contrario, cuentas con todas las condiciones para su práctica, ten mucho cuidado con la espalda, en particular con la zona lumbar, para evitar contracciones.

Más Noticias

Más Noticias