Yoga

Descubre los beneficios de flexionar el cuerpo hacia atrás con Chakrasana

Esta asana de inversión estimula el sistema circulatorio, fortalece la columna y tonifica piernas, abdomen y brazos. En las siguientes líneas te contamos cómo hacer Chakrasana o la postura de la Rueda.

Descubre los beneficios de flexionar el cuerpo hacia atrás con Chakrasana
Descubre los beneficios de flexionar el cuerpo hacia atrás con Chakrasana

Quienes la conocen aseguran que al flexionar hacia atrás la parte superior del cuerpo se estimulan todos los chakras. Cuando se trata de asanas de inversión, Chakrasana o la Rueda, también conocida como postura del Arco Hacia Arriba o Urdhva Dhanura, es una de las más populares entre los practicantes de esta disciplina milenaria porque vigoriza cuerpo y mente.

Chakrasana o la postura de la Rueda

Para realizar Chakrasana se requiere algo más que ganas, quienes se aventuran a experimentar los  beneficios de esta asana requieren contar con un core fuerte y una columna vertebral flexible, para llevar a cabo y con éxito la extensión completa del tren superior del cuerpo en este profundo movimiento de estiramiento.

Por qué debes hacer Chakrasana

Cómo hacer la postura de la Rueda

Para introducirte en la Chakrasana comienza en Shavasana, tumbado en el piso boca arriba sobre una esterilla con los brazos separados a ambos lados del cuerpo, las palmas de las manos mirando hacia abajo y los pies separados a la anchura de las caderas. Flexiona las rodillas y acerca los talones hacia los glúteos.

Coloca las manos a la altura de los hombros con los dedos mirando en dirección a los pies. Una vez en esta posición, presiona las manos y los pies contra el suelo, inspira para extender los codos, levantar la cadera hacia arriba y echar la cabeza hacia atrás. Mientras realizas este movimiento notarás como se estira la espalda y se abre el pecho.

Estira los brazos y las piernas lo más que puedas, empujando la columna hacia arriba con la ayuda de los glúteos, para repartir el peso entre los cuatro puntos de apoyo. Cuando alcances Chakrasana mantente así durante cinco respiraciones completas (inhala-aguanta-exhala), antes de regresar a la posición inicial y luego realiza Balasana para relajar la columna. 

Quiénes no pueden hacer Chakrasana 

Si bien esta postura proporciona una agradable sensación de estiramiento en piernas, caderas, brazos y toda la espalda, su práctica está contraindicada en determinados casos. Si tienes lesiones en la espalda, sufres de presión alta o baja, dolor de cabeza, o padeces el síndrome del túnel carpiano, te recomendamos que consultes primero con un especialista antes de realizar esta asana.

Más Noticias

Más Noticias