Yoga

Dhanurasana, una postura para fortalecer mucho más que la musculatura de la espalda

Cuanta más flexibilidad tengas, más fácil te resultará hacer la postura del Arco o Dhanurasana. En las siguientes líneas te mostrmos cómo arquear el tronco hacia atrás con el trabajo conjunto de los brazos, las piernas y otras partes del cuerpo.

Dhanurasana, una postura para fortalecer mucho más que la musculatura de la espalda
Dhanurasana, una postura para fortalecer mucho más que la musculatura de la espalda

Dhanurasana o postura del Arco es una de esas asanas de extensión yoga relativamente sencilla si se conoce la técnica correcta, de lo contrario te recomendamos iniciar con una buena sesión de calentamiento para adoptar la forma de un arco, con los brazos enganchados a los tobillos y la columna fuertemente arqueada, dejando caer todo el peso del cuerpo sobre el plexo solar.

Dhanurasana o postura del Arco

Como todas las posturas de extensión de la columna vertebral, en las que el tronco se arquea hacia atrás y el tórax se expande, Dhanurasana es perfecta para fortalecer la musculatura de la espalda, mejorar la salud postural y aumentar la flexibilidad de las 33 vértebras dispuestas una encima de otra en la parte posterior del cuerpo.

Beneficios de hacer Dhanurasana

¿Cómo hacer Dhanurasana?

Échate boca abajo en el piso sobre una esterilla con los brazos estirados junto al tronco y la frente apoyada en el suelo. Inhala para separar los pies al ancho de los hombros, doblar las piernas hacia atrás y llevar el talón lo más cerca de los glúteos, de tal manera que puedas alcanzarlos con las manos.

Sujeta ambos pies por los empeines, para luego elevar las piernas con la ayuda de los brazos. La tensión entre las piernas y los brazos hará que la parte superior del torso se eleve, incluyendo la cabeza. Una vez en esta posición, mantente así durante cinco respiraciones completas, con la mirada siempre al frente, antes de salir de la postura y terminar con Balasana.

¿Quiénes no pueden hacer la postura del Arco?

Aunque es una postura de dificultad media, la práctica de esta asana de extensión de la columna está contraindicada en caso de presentar lesiones en la espalda, hernias, problemas lumbares, migraña, insomnio, presión arterial alta o baja. Por supuesto su práctica está prohibida para mujeres en estado de gestación.

Más Noticias

Más Noticias