Yoga

Esto es lo que le pasa a tus piernas si practicas Supta Vajrasana

Supta Vajrasana no es sólo una asana preparatoria para la meditación, es útil para quienes acostumbran correr largas distancias, pues reduce la fatiga muscular en las piernas al provocar un estiramiento de los ligamentos de los músculos de las piernas.

Esto es lo que le pasa a tus piernas si practicas Supta Vajrasana

La palabra Supta proviene del sánscrito que en español se traduce como "tendido", mientras Vajra posee doble significado "rayo" o "diamante". Supta Vajrasana, también llamada la postura del Diamante tendido consiste en reclinar hacia atrás la parte superior del cuerpo, apoyándose sobre los codos hasta descansar la espalda en el suelo.

Supta Vajrasana o postura del Diamante tendido

Beneficios de hacer Supta Vajrasana

Cómo hacer Supta Vajrasana

Colócate de rodilla sobre la esterilla con las piernas separadas a la anchura de las caderas. Siéntate de tal manera que los glúteos queden en contacto con el suelo y los pies a los lados de los muslos. Inclina lentamente la espalda hacia atrás apoyándote primero sobre los codos hasta descansar la nuca, los hombros y la espalda en el suelo.

Manteniendo en todo momento las rodillas en contacto con el piso, estira los brazos a lo largo del cuerpo con las palmas de las manos mirando hacia arriba, aunque también puedes estirarlos por encima de la cabeza con cuidado de no levantar los omóplatos del suelo. Una vez que hayas alcanzado Supta Vajrasana, mantente así durante cinco respiraciones completas (inhala - aguanta- exhala).

Para salir de la postura del Diamante tendido levanta lentamente la espalda apoyándote con los codos y los brazos, nunca recurras a la fuerza de las piernas ya que podrían verse comprometidas las articulaciones de las rodillas. Una vez sentado puedes estirar las piernas.

Quiénes no pueden hacer Supta Vajrasana

Aunque la postura del Diamante tendido es útil como preparación para mantener asanas de meditación por más tiempo sentado o para reducir la fatiga muscular en las piernas, su práctica está contraindicada si sufres de dislocación de los discos intervertebrales, problemas con las articulaciones de las rodillas o cambios en el sacro.

Más Noticias

Más Noticias