Yoga

Hanumasana, la postura de yoga perfecta para fortalecer las piernas

A menos que seas bailarín de ballet o gimnasta, para hacer Hanumasana, una de las posturas más retadora de yoga, se necesita mucha práctica y paciencia para llevar una pierna delante de la otra, abriéndose tanto que puedes apoyarte cómodamente en el suelo.

Hanumasana, la postura de yoga perfecta para fortalecer las piernas
Hanumasana, la postura de yoga perfecta para fortalecer las piernas

Conocida en sánscrito bajo el nombre de Hanumasana, esta postura de apertura de las caderas exige un profundo estiramiento de los músculos isquiotibiales mediante la extensión completa de las piernas, una hacia delante y otra hacia atrás. Considerada por algunos como la versión oriental del split de Ballet (Grand Écart), es perfecta para tonificar la musculatura del tren inferior del cuerpo.

Hanumasana o la postura del paso gigante del Dios Mono

Esta asana toma su nombre de Hanuman, el Dios Mono hindú, para conmemorar los saltos prodigiosos que dio desde las costas de la India hasta la isla de Sri Lanka para salvar a Sitha, esposa de Rama, quien había secuestrada por Ravana, el rey Dios Demonio, de allí que esta postura lleva el nombre de "el paso gigante del Dios Mono".

Beneficios de hacer Hanumasana

¿Cómo hacer la postura del paso gigante del Dios Mono?

Para introducirte en esta postura arrodíllate sobre una esterilla con las manos apoyadas en el piso a ambos lados de la cadera. Inhala para presionar las palmas contra el suelo, elevar las rodillas y llevar la pierna derecha hacia delante y la izquierda hacia atrás. En este punto aprovecha para botar el aire poco a poco para estirar ambas piernas.

Una vez extendidas las piernas, asegúrate que la pierna derecha no gire hacia afuera y que la izquierda no se mueva hacia adentro. Luego intenta apoyar en el suelo el talón de la pierna que hemos extendidos hacia delante, haciendo lo mismo con los dedos del pie izquierdo, para llevar las caderas lo más cercano al piso, manteniendo en todo momento el tronco en posición perpendicular al suelo.

Cuando hayas alcanzado Hanumasana, mantén la pose durante cinco respiraciones completas (inhala-aguanta-exhala) antes de salir de la posición para repetir el movimiento con la pierna contraria. Recuerda que para realizar esta postura puedes ayudarte con bloques de yoga para apoyar las manos o una manta doblada para colocar en el suelo debajo de la cadera.

¿Quienes no pueden hacer Hanumasana?

Pese a los increíbles beneficios de esta postura de apertura que mejora la flexibilidad de las caderas, su práctica está contraindicada para quienes padecen de hernia discal, presenten algún tipo de dislocación en la cadera, lesión en la ingle o en el tendón de la corva. En caso de no contar con ningún tipo de limitaciones físicas, recuerda realizar un calentamiento previo antes de su ejecución para estirar el psoas-ilíaco y los isquiotibiales.

Más Noticias

Más Noticias