Yoga

Matsyasana, así puedes revitalizar el cuerpo con la postura del Pez

Quienes han practicado la postura del Pez destacan sus increíbles beneficios terapéuticos, pues es perfecta para aumentar la capacidad pulmonar y mejorar la calidad de la respiración, mientras otros aseguran que ayuda a estirar la musculatura de las piernas. Aprende a hacer Matsyasana, paso a paso.

Matsyasana, así puedes revitalizar el cuerpo con la postura del Pez
Matsyasana, así puedes revitalizar el cuerpo con la postura del Pez

La palabra Matsya proviene del sánscrito que en español significa "Pez", mientras que Asana es el sufijo que acompaña a todas las posturas de yoga. La postura del Pez, como también es conocida esta pose de flexión, comporta increíbles beneficios físicos al arquear la columna y echar la cabeza hacia atrás para adoptar una forma aerodinámica, aunque buena parte de su popularidad responde a sus propiedades revitalizadora.

Matsyasana o Postura del Pez

Por qué hacer Matsyasana

Cómo hacer la postura del Pez

Para armar esta postura comienza en Shavasana, tumbado en el piso boca arriba sobre una esterilla con los brazos estirados a ambos lados del tronco, las piernas rectas y juntas delante de ti. Inhala profundamente para colocar las manos debajo de los glúteos, con las palmas contra el suelo. Asegúrate de mantener en todo momento los brazos y los codos estirados, alineados con las piernas.

Desde esta posición, levanta el pecho, manteniendo las piernas y los antebrazos en contacto con la esterilla, y echa los hombros hacia abajo al mismo tiempo que inclinas la cabeza hacia atrás, apoyándote sobre la coronilla. Cuando hayas alcanzado Matsyasana, aguanta durante cinco respiraciones completas (inhala - aguanta - exhala) antes de salir de esta postura levantando la cabeza, estirando el cuello y desplazando las manos de los glúteos.

Quiénes no pueden hacer Matsyasana

Aunque esta postura de flexión hacia atrás comporta increíbles beneficios para la salud física y mental, su práctica está contraindicada en caso de presentar migraña, presión arterial alta, lesión en el cuello o dolores musculares en la espalda, en estos dos últimos casos se aconseja contar con la autorización previa de un médico o utilizar un refuerzo en la parte media de la espalda, así como en la zona posterior de la cabeza para hacer más cómodo el movimiento.

Más Noticias

Más Noticias