Yoga

Parighasana, la postura de yoga para hidratar la columna

Hay quienes recurren a su práctica para energizar los órganos abdominales, otros por el contrario han encontrado en Parighasana la mejor opción para tonificar la musculatura de las piernas y brazos. Descubre los increíbles beneficios de hacer la postura del Cerrojo.

Parighasana, la postura de yoga para hidratar la columna
Parighasana, la postura de yoga para hidratar la columna

Parighasana es una postura de lateroflexión de dificultad intermedia, que produce un intenso estiramiento lateral desde las caderas hasta los dedos para formar un arco con el cuerpo. Esta asana de yoga, que involucra en su ejecución principalmente al músculo Cuadrado Lumbar, mantiene hidratada y flexible la columna en su estructura medular y vertebral.

Parighasana o la postura del Cerrojo

Conocida también como la postura del Travesaño o postura del Cerrojo, Parighasana proviene de la palabra "Parigh" que en sánscrito hace referencia a los travesaños que se colocaban en las puertas para mantenerlas cerradas y asana es el sufijo que acompaña a todas las poses de yoga. 

Beneficios de hacer Parighasana

Cómo hacer la postura del Cerrojo

Colócate de rodillas sobre una esterilla, con la espalda recta, los brazos colgando a ambos lados del cuerpo y la cara mirando hacia delante. Asegúrate que las rodillas estén completamente alineadas con las caderas. Una vez en esta posición, estira la pierna derecha hacia el lado y apoya la planta del pie en el suelo en la misma línea que la rodilla izquierda.

Empuja ligeramente ambos muslos hacia atrás para expandir las caderas. Ahora inspira profundamente, eleva el brazo izquierdo hacia el lado para luego levanta en dirección al cielo, cuidando de no subir el hombro. Exhala para flexionar el torso de manera lateral hacia la derecha, mientras lo haces desliza lentamente la mano derecha sobre la pierna extendida hasta que logres sujetar el tobillo.

Cuando hayas alcanzado el punto máximo de flexión, inclina ligeramente la cabeza hacia atrás para dirigir la mirada hacia arriba, en caso de que no te sientas cómodo con esta posición puedes mantener la vista al frente. Para completar la postura del Cerrojo sólo resta elevar el esternón y tirar los hombros hacia atrás y abajo. Aguanta la pose durante 15 repeticiones lentas y cada vez que exhales intenta alargar el costado.

Quiénes no pueden hacer Parighasana

Para conseguir Parighasana se debe poseer una flexibilidad extrema, por lo que su práctica está contraindicada en caso de presentar dolor, inflamación o lesiones en las caderas o rodillas, debido a que estas partes del cuerpo estarán bajo mucha tensión, por eso antes de intentar realizar esta asana te recomendamos que consultes con tu médico.

Más Noticias

Más Noticias