Yoga

Pincha Mayurasana, la postura de inversión para desarrollar fuerza muscular

Hay personas que debido a su condición física pueden acceder fácilmente a esta postura, otros por el contrario pueden tardar tiempo en construir una de las asanas más majestuosas de yoga. Descubre cómo lograr Pincha Mayurasana, la postura del Pavo Real.

Pincha Mayurasana, la postura de inversión para desarrollar fuerza muscular
Pincha Mayurasana, la postura de inversión para desarrollar fuerza muscular

Para hacer esta asana de inversión avanzada de yoga se requiere de práctica, constancia y mucha paciencia, por eso debes tener en cuenta que Pincha Mayurasana no es una postura que se pueda dominar de la noche a la mañana, por lo que puede llevarte bastante tiempo completar esta pose, considerada una de las más completas de esta disciplina, pues activa toda la musculatura del cuerpo.

Pincha Mayurasana o postura del Pavo Real

La palabra "Pincha" proviene del sánscrito "Pinca", que en español significa "Pluma de cola", mientras "Mayura" significa "Pavo real". La postura de Pavo Real, como también es conocida esta asana cuyo único apoyo reside en los antebrazos, que proveen una base estable al cuerpo, proporcionando además una sensación de equilibrio y estabilidad.

Beneficios de hacer Pincha Mayurasana

Cómo hacer Pincha Mayurasana

Comienza colocándote de rodilla sobre una esterilla. Apoya los codos en el suelo de tal manera que queden justo debajo los hombros y las rodillas por debajo de las caderas. Ahora presiona el suelo con las manos, los antebrazos y los codos, deja caer la cabeza sin que toque el piso, apuntando la mirada hacia los pies, para levantar las caderas hacia arriba y atrás hasta adoptar la postura del Perro boca abajo

Inhala profundamente para comenzar a caminar con las puntas de los pies, intentando llegar lo más cerca posible de los codos. Manteniendo los brazos presionados contra el suelo, levanta una pierna hacia el cielo y una vez arriba toma impulso para elevar la otra pierna. Presiona ambas extremidades, como si trataras de tocar el cielo para mantener una línea recta desde la punta de los pies hasta la cabeza.

Cuando hayas alcanzado Pincha Mayurasana, aguanta por lo menos cinco respiraciones completas antes de regresar a la posición inicial. Para salir de la postura del Pavo real, baja una pierna seguida de la otra y descansa en Balasana antes de intentar realizar de nuevo esta asana de inversión. Si recién estás comenzando a realizar esta asana, te recomendamos hacerla cerca de una pared.

Quiénes no pueden hacer Pincha Mayurasana

Por ser una asana avanzada de inversión se requieren de ciertas condiciones físicas para su práctica, es por ello que en caso de presentar lesiones en los hombros, cuello o espalda, presión alta o dolor de cabeza, se recomienda abstenerse de realizarla. Las mujeres que están embarazadas o menstruando también deben evitar esta postura.  

Más Noticias

Más Noticias