Yoga

Postura de La Pirámide, conoce los beneficios de estirar intensamente el cuerpo

Esta asana de pie no sólo mejora la elasticidad en la espalda, las piernas y la cadera, además es perfecta para aliviar el estrés, reducir la ansiedad y mejorar el estado anímico, gracias al intenso trabajo de estiramiento del cuerpo. ¿Te animas a probar la postura de La Pirámide?

Postura de La Pirámide, conoce los beneficios de estirar intensamente el cuerpo
Postura de La Pirámide, conoce los beneficios de estirar intensamente el cuerpo

Aunque Parsvottanasana, el nombre en sásncrito de la postura de La Pirámide, es una asana que realizan desde los principiantes hasta los mayores maestros de esta disciplina, no quiere decir que sea fácil. Esta postura de Yoga de pie requiere de mucha práctica, concentración, elásticida y una buena técnica, por eso en este artículo te explicaremos paso a paso la técnica correcta de ejecución.

Conoce cómo hacer la postura de La Pirámide

Parsvottasana traducido al español significa Postura de estiramiento lateral intenso, pero en inglés es conocida como Postura de La Pirámide, y es considerada un asana preparatoria para las posturas de equilibrio, por lo que se recomienda su práctica con otras asanas para potenciar sus beneficios y fortalecer las distintas cadenas musculares del cuerpo.

Beneficios

¿Cómo hacer la postura de La Pirámide?

Partiendo de Tadasana, haz el Anjali Mudra, sólo que en esta ocasión con las manos en la espalda y los dedos apuntando hacia abajo. Una vez en esta posición gira las muñecas para que los dedos apunten arriba y luego levanta las manos hasta llegar a la parte alta de la espalda. Da un paso grande lateral con la pierna derecha y mantén la izquierda quieta. Ahora rota el pie derecho sobre el talón hacia la derecha y gira el pie izquierdo de manera que ambos talones estén alineados.

En este punto espira profundamente para girar la parte superior del torso hacia la derecha y echar ligeramente hacia atrás el costado derecho de la cadera, desde esta posición será más fácil flexionar hacia delante la cintura, manteniendo la espalda recta en todo momento para realizar un verdadero movimiento de extensión.

Cuando hayas tocado la parte frontal de la pierna con la cabeza, mantente así por lo menos 10 segundos, tiempo que se irá incrementando conforme vayas adquiriendo mayor flexibilidad. Para salir de Parsvottanasana, espira lentamente mientras elevamos el torso hasta regresar a la postura inicial, una vez aquí libera las manos y vuelve a Tadasana.

Contraindicación

Como mencionamos al inicio de la nota, el hecho de que la postura de La Piráme sea un asana preparatoria, nivel uno, no quiere decir que pueda ser practicada por cualquier persona, pues su práctica está contraindicada para quienes tienen una distensión muscular en los isquiotibiales, lo que dificulta la flexión, así como para mujeres embarazadas o personas con tensión alta.

Más Noticias

Más Noticias