Yoga

Simhasana, tonifica el cuerpo y libera tus emociones con la postura del León

Hay quienes atribuyen propiedades terapéuticas a esta asana también conocida como la postura del León, aunque Simhasana es una de las posturas que más risa causa, no debes tomarla en broma, pues tiene grandes beneficios físicos, mentales y emocionales.  

Simhasana, tonifica el cuerpo y libera tus emociones con la postura del León
Simhasana, tonifica el cuerpo y libera tus emociones con la postura del León

Esta es la única asana de yoga que involucra un sonido para liberar toda la agresividad contenida en nuestro cuerpo, bloqueada muchas veces en el pecho, hombros, brazos y manos, por lo que a diferencia de otras posturas, Simhasana involucra el cuello, la cara y la parte alta de la espalda para limpiar energéticamente estas zonas del cuerpo.

Simhasana o la postura del León

Simhasana proviene de la palabra Simh que en sánscrito significa león. Está dedicada a Narasimha la encarnación de Vishnu, dios hinduista mitad león, mitad hombre, que acabó con el rey demonio Hiranya Kasinpu. Su práctica cultiva Satya, uno de los cinco principios éticos del yoga, que se refiere a la restricción de la falsedad y la distorsión de la realidad en las acciones.

Beneficios de la postura del León

Cómo hacer Simhasana

Siéntate en Dandasana, con la espalda recta y las piernas estiradas delante de ti. Dobla la rodilla derecha y lleva el pie debajo de la nalga izquierda, luego flexiona la rodilla izquierda para colocar el pie debajo del glúteo derecho, de tal manera que el tobillo derecho quede por encima del izquierdo, manteniendo los empeines en contacto con el suelo. Una vez hecho esto siéntate sobre los talones.

Manteniendo la columna vertebral recta, inclina el torso hacia delante, desplazando el peso del cuerpo hacia los muslos y las rodillas. Ahora coloca las manos sobre la rodilla contraria, separa los dedos en abanico como las garras de un león, estira los brazos para presionar las rodillas firmemente con las manos, mientras llevas el pecho hacia delante y arriba.

En este punto realiza una inhalación profunda para abrir la mandíbula tanto como sea posible, estira la lengua hacia la barbilla, contrae los músculos de la parte delantera de la garganta para luego exhalar lentamente por la boca mientras emites un sonido "ahhh...." Cuando hagas esto mira fijamente hacia el centro de las cejas o hacia la punta de la nariz. Mantente así durante 15 segundos para luego regresar a la posición inicial.   

Quiénes no pueden hacer la postura del León

Aunque Simhasana es una postura relativamente sencilla, puesto que su ejecución no reviste de mayor complejidad, su práctica está desaconsejada para aquellas personas con afecciones cardíacas graves. Si padeces hipertiroidismo o tienes alguna lesión en las rodillas debes ser prudente durante su ejecución.

Más Noticias

Más Noticias