Yoga

Ustrasana, aprende a flexionar la espalda con la postura del Camello

Además de ser un excelente movimiento para fortalecer la musculatura de las piernas, glúteos, abdomen y espalda, es perfecto para combatir el estrés y la ansiedad. Aprende a flexionar el cuerpo con la postura del Camello.

Ustrasana, aprende a flexionar la espalda con la postura del Camello
Ustrasana, aprende a flexionar la espalda con la postura del Camello

Ustrasana es una postura de flexión posterior cuyos beneficios van más allá de contrarrestar los efectos de la mala postura corporal, pues brinda un cambio de perspectiva al invertir la posición habitual del cuerpo, es por ello que su práctica es recomendada para combatir la depresión, la ansiedad, el estrés y recargar energías.

Aprende hacer la postura del Camello

Ustrasana es una asana simple pero intensa, que puede ser practicada tanto por principiantes como por grandes maestros. Esta postura tiene tres variantes: Ardha, Parivrtta y Purna Ustrasana, esta última posee un grado mayor de dificultad, por lo que su ejecución requiere de mucha práctica.

Beneficios de hacer Ustrasana

Cómo hacer la postura del Camello: paso a paso

Colócate de rodillas sobre la esterilla, con las piernas separadas al ancho de las caderas, el empeine apoyado en el piso y la espalda recta. Pon las manos en la parte baja de la espalda y presiona la cadera para mover hacia delante, justo encima de las rodillas, al tiempo que llevas los hombros hacia atrás; mientras realizas este movimiento asegúrate de llenar los pulmones de aire.

Inclina poco a poco la parte superior del cuerpo hacia atrás, manteniendo los muslos en posición vertical. Cuando hayas alcanzado el punto máximo de flexión, sujeta los talones con las manos, hazlo primero con la derecha y luego con la izquierda para mantener el equilibrio. Una vez en esta posición apunta la mirada hacia arriba y permanece así entre 10 a 15 segundos.

Quiénes no pueden hacer Ustrasana

La mayoría de las flexiones de espalda comprenden un profundo estiramiento de la columna vertebral, es por eso que su práctica está contraindicada en caso de presentar algún tipo de lesión en la espalda o en el cuello, migraña, insomnio o presión arterial alta o baja. Si te encuentras físicamente bien para hacer esta asana, nunca está de más contar con la compañía de una persona que te indique si estás haciendo bien cada uno de los pasos.

Más Noticias

Más Noticias