Yoga

Virabhadrasana, aprende las tres variantes de la postura del Guerrero

Si crees que por ser una asana que puede ser practicada tanto principiantes como grandes maestros, cualquier persona puede hacerla, te equivocas, para realizar las tres variantes de la Postura del Guerrero necesitas fuerza, resistencia y concentración. En el siguiente artículo te presentamos las tres variantes de una misma postura.

Virabhadrasana, aprende las tres variantes de la postura del Guerrero
Virabhadrasana, aprende las tres variantes de la postura del Guerrero

Seguro has oído hablar de Virabhadrsana, una de las posturas más practicadas en los estudios de yoga, con la que puedes ejercitar la movilidad, la estabilidad, la coordinación y la fuerza. Las tres variaciones de esta asana, todas ellas igual de exigentes, te permitirán trabajar la concentración, para no dejarte llevar por los pensamientos que ocupan tu mente y encontrar la paz.

Postura del Guerrero II o Virabhadrasana II

También conocida como Postura del Guerrero, Virabhadrsana debe su nombre al guerrero que nació del sufrimiento de Shiva, el dios más poderoso del panteón hindú, al enterarse de la muerte de su esposa Sati en manos de Daksha, su suegro. Según la mitología, Virabhadra se formó de un mechón del cabello de Shiva que fue arrojado por éste contra la tierra con toda su fuerza.

¿Qué músculos involucra?

Cuando realizas cualquiera de las tres variantes de la postura del Guerrero involucras los bíceps, tríceps, esternocleidomastoideo, músculos de los brazos y cuello; dorsal ancho serrato anterior, deltoides, abdominales, del torso; glúteos, cuádriceps, abductores, sartorio, isquiotibiales, gemelos, peroneos, pierna y cadera.

Beneficios de hacer Virabhadrasana y sus tres variantes

Cómo hacer la postura del Guerrero I o Virabhadrasana I

Colócate de pie y una vez en esta posición inspira y espira profundamente tres veces. Luego separa las piernas con una abertura aproximada de seis centímetros, eleva los brazos en posición vertical y a partir de allí da un paso con la pierna derecha y flexiona la rodilla, dejando estirada la izquierda para formar un ángulo de 90 grados.

Deja caer todo el peso del cuerpo sobre la pierna derecha y cuando hagas esto sentirás como aumenta la tensión en la pierna que quedó atrás, cuyo pie debe estar totalmente apoyado en el piso. Una vez que hayas alcanzando Virabhadrasana I, mantén la posición por espacio de 10 segundos, tiempo durante el cual deberás tener la espalda recta con los brazos en alto.

Cómo hacer la postura del Guerrero II o Virabhadrasana II

Una vez que hayas realizado el ciclo de respiración profunda, coloca ambos manos en la cadera, toma nuevamente aire para abrir lo más amplio que sea posible las piernas hasta formar una línea recta con las rodillas y los codos. Realiza una torsión de tobillo de tal manera que el pie derecho apunte hacia fuera, luego dobla la rodilla derecha y echa el cuerpo hacia ese lado.

Bota todo el aire que tenías contenido y respira profundamente de nuevo para abrir los brazos en forma de cruz, mantenlos firmes con los dedos extendidos. Una vez hecho esto, gira la cabeza hacia la derecha manteniendo la mirada hacia al frente. Mantente así por espacio de 10 segundos y cuando haya transcurrido el tiempo expulsa el aire para volver a la posición inicial.

Cómo hacer la postura del Guerrero III o Virabhadrasana III

Cumplido el ciclo de respiración, toma aire nuevamente para flexionar hacia delante la parte superior del cuerpo con las piernas rectas y las manos apoyadas en las rodillas, espira e inspira nuevamente para dar un paso largo hacia atrás con la pierna derecha, manteniendo la izquierda quieta. Apoya ambas manos en la rodilla izquierda para tomar impulso y elevar la pierna derecha en línea recta.

Cuando la pierna derecha esté paralela al suelo y sientas que el cuerpo está completamente equilibrado, deja de apoyar las manos en la rodilla y levántalas lentamente hasta formar una línea recta con la espalda y la pierna elevada. Trata de mantener esta postura durante 10 segundos y mientras lo haces inhala y exhala aire lentamente.

Quiénes no pueden hacer la Postura del Guerrero

El hecho de que esta asana pueda ser practicada tanto por principiantes como por grandes maestros, no quiere decir que todo el mundo esté en capacidad de realizarla, es por ello que su práctica está contraindicada para quienes tienen problemas de corazón, lesiones en el cuello o se encuentran en estado de gestación.

Más Noticias

Más Noticias