Yoga

Yoga con Ninoska: 4 posturas para cultivar el chakra más espiritual Sahasrara

¿Sabías que las posturas de inversión, donde la coronilla está en contacto con el suelo, afectan positivamente a Sahasrara? La instructora Ninoska Bermúdez nos muestra cómo conectarnos con estadíos superiores de conciencia mediante la práctica de estas increíbles asanas.

Yoga con Ninoska: 4 posturas para cultivar el chakra más espiritual Sahasrara
Yoga con Ninoska: 4 posturas para cultivar el chakra más espiritual Sahasrara

En los últimos artículos exploramos seis de los siete principales chakra del ser humano. Partimos de la raíz Muladhara, que juega un papel fundamental en nuestros sentimientos de seguridad, luego te mostramos cómo canalizar la energía de Svadhisthana, Manipura, Anahatha, Vshuddha y Ajna. En esta ocasión nos centramos en el conocimiento del séptimo centro energético, Sahasrara, ubicado en la coronilla o en la parte más alta de la cabeza, portal de entrada a la consciencia infinita.

Sahasrara es el más espiritual de los siete chakras, cuyo equilibrio nos permite llegar a un estado elevado de conciencia. La maestra de yoga Ninoska Bermúdez nos guía en la práctica de cuatro posturas de yoga (Tadasana, Vrikshasana, Sirshasana y Padmasana) para ponernos en sintonía con la divinidad y la gracia de nuestro verdadero ser. 

Tadasana

Tadasana

Comienza la sesión con la postura de la Montaña, es una de las asanas más básicas de yoga y punto de partida del resto de las posturas de pie. Durante toda su ejecución es fundamental que te enfoques en la respiración y en tu cuerpo. Para hacer Tadasana tienes que mantener el cuerpo extendido, de pie, recto, hacia arriba, con las piernas juntas y firmes como una roca. La mente atenta y tranquila, respirando hondamente cinco veces para mantener el equilibrio en todo el cuerpo.

Vrikshasana

Vrikshasana 

Partiendo de Tadasana, con los pies juntos y plantados en el piso, lleva las manos a la cadera y cierra los ojos por unos minutos para percibir la sensación de equilibrio. Luego, con los ojos abiertos, flexiona ligeramente las piernas para pasar sutilmente todo el peso del cuerpo al pie derecho. Recoge la pierna izquierda hacia tu pecho, sin tomarla con la mano, desde allí abre la cadera izquierda hacia el costado y coloca la planta del pie izquierdo sobre la parte interior del muslo derecho. Cuando hayas alcanzado la postura del Árbol, junta las palmas de las manos y acerca al pecho en posición de Namaste.

Sirshasana

Sirshasana

Colócate de rodillas sobre una esterilla, con los antebrazos apoyados en el suelo. Entrecruza los dedos de las manos y una vez hecho esto encaja la cabeza entre las manos. Levanta las rodillas apoyándote sobre los dedos de los pies, luego acerca las rodillas al tronco para dejar caer todo el peso del cuerpo sobre los antebrazos. Ahora eleva los pies, manteniendo las piernas juntas y las rodillas contra el pecho. Cuando consigas mantener el equilibrio, eleva los muslos hacia arriba hasta estirar por completo las piernas, para que el cuerpo quede en línea vertical.

Padmasana

Padmasana 

Siéntate sobre la esterilla con los pies estirados delante de ti y la espalda recta. Dobla la rodilla derecha y atrae el pie derecho hacia ti, tomándolo con la mano para colocarlo encima del muslo de la pierna izquierda, lo más cerca posible de la cadera y asegúrate que la planta del pie apunte hacia arriba. Ahora haz lo mismo con la pierna contraria, que en este caso sería la izquierda. Descansa las manos sobre los muslos, con las palmas mirando hacia arriba, mientras el dedo pulgar e índice permanecen juntos. Una vez logrado Padmasana , mantén esta posición durante cinco respiraciones enfocándose en la energía de Sahasrara.

Más Noticias

Más Noticias